miércoles, 22 de junio de 2011

De mi amigo el submarino y su lucha activa en Twitter

"Por que al final, resultará preciso contar como nuestro amigo, el submarino, participó y que le deparó esto de la activa lucha de apoyo twittero a la revuelta #egipto y la tan vapuleada, traída y llevada #operacióngoya". No me negarás que semejante personaje envuelto en tan aparente contexto no te lleva a imaginar aventuras incontables.


Cuando uno elije nacer como submarino pareciera que lo que decide es llevar una vida repleta de grandes viajes surcando mares de aguas frescas y saladas que lamen puertos de todo el mundo pero cuando uno elije nacer como submarino tan pequeño desestima el mar añorándolo, cada segundo de vida, para estimar proyectos inverosímiles de aventuras en apariencia extrañas. 


Ni que decir tiene, viejo amigo, que nuestro viejo submarino que ni siquiera es amarillo, ni le dejaríamos serlo por culpa de Moliere,  es material de cuentos o de un solo cuento que busca donde parece que no hay para terminar encontrando aventuras kilométricas de increíbles sucesos. Del como llegó a nuestras manos todavía queda por contar varios cuentos pero del como, cuando y porqué se convirtió en compañero queda constancia solo viajando hacia atrás por los artículos viejos de este "extraño" blog. 


Enamorarse de una fresa y dejar en el tintero paisaje previsible de aventuras nuevas, nos desconcertó pero y aquí, seamos serios, ¿teniendo conexión a redes era previsible que nuestro amigo se dibujara a si mismo como un "peazo" ciberactivista twittero? Algo se nos pasó o no llegamos a percibir que detrás de tanto amor que permitió que su fresa abriera la boca para tragarle y donde se nos quedó emitiendo solo un lacónico "Siempre nos quedará Twitter" había, realmente un gran corazón, que ama hasta donde ni tú, ni yo podemos llegar a entender, a pesar de la lágrima robada a Pierrot. Sea como sea, ni tu perilla, ni el paraguas que nos trajo la causalidad se quedan quietos cuando salta un MD desde su perfil hasta los nuestros y a mi me pilláis siempre con el agua al cuello y un "Y yo con estos pelos" porque de un MD pasamos a un recorrido intenso que pretende encontrar al amigo o, cortando troncos en FrontierVille, por foros de medio mundo o piando como loco en infinitos tags que "deben" llegar a ser brillantes TT, por el bien de la humanidad, nos dice con voz que asume la vertiginosa velocidad de una red que se esfuerza en manifestar que lo único que quiere es conseguir el máximo de colaboración mutua.


Lástima queda solo en no verlo pero si bien, parece que mientras dure amor tan sincero entre submarino y fresa, él sigue manteniendo viva y cumple con su función verdadera la misión de llevar lejos, muy lejos por cualquier paisaje previsible o nuevo, mientras calma vértigos ante lo desconocido y planea sutilmente la construcción de puentes que nos unan, en vez de asumir, que aquí me quedo porque la otra orilla está muy lejos.


Corre, saca la mochila, que yo pillo la Lupa de Sherlock porque nos llegan instrucciones para viajar por whatsapps con el submarino a cuestas hasta la primera rotonda que debemos tomar hasta #spanishrevolution. ¿Ves?  ¡Y yo con estos pelos!


Oye, ¿No teníamos otro amigo activista, actor u hombre de acción en medio de todos los cuentos? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada