miércoles, 22 de diciembre de 2010

De las navidades y sus cuentos

Pausa para hablar de las navidades y los cuentos que, en estas fechas, caen como perlas o ¿No recuerdas, lo fácil que es, tomando una lupa vieja, descubrir como un detalle, en apariencia rutinario, en realidad es un infinito juego que encadena sueños?.


Que de posibilidades para vivir una navidad hay miles de propuestas, no hay duda alguna. Lo que tú y yo hoy tomamos es la decisión de como viviremos esta, precisamente, esta. Recomponiendo esquemas, puedes tomar tu agenda y encontrar el contacto que nos haga saltar del sofá en tacones de aguja imposibles para tomar nuestro jet y salir a la carrera hasta cualquier fiesta de celebritis en New York o California. También, recuerda, a los amigos que encontramos en París y que se negaron a escribir en sus grandes libros de historia nuestra aventura, aquella, en la que descubrimos en Santo Grial. Una noche así, en la ciudad de las luces, puede depararnos infinidad de material para nuestros cuentos y solo hemos de llamar por teléfono para adosarnos al invento. También nos queda Madrid, su puerta del Sol y sus entrañables encuentros en lugares no aptos, no habituales, totalmente improvisados y recubiertos de nata de impredecibles colores. 


Pero, te digo, que si sigues rascando tu perilla de escritor viejo con cara de gato que se relame pero que no termina de decidir, te aseguro, que me puede dar un flus en un segundo y medio


Hagamos lo que hagamos, yo estoy preparada, no en vano, en previsión, ya estuve en la pelu para que me arreglaran estos pelos. Tacones yo por mi, los desechaba, así que si encontramos otra opción yo estoy dispuesta, aunque sería todo un acontecimiento llegar a cualquier evento en zapatillas de andar por casa, no estoy yo para huir de paparazzis en una noche que debería pintar tranquila y serena.


Por todo el tráfico de datos y voz que consumimos en un rato podrían habernos dado una tonelada de premios. Citar a tod@s los personajes de cuentos podría haberse convertido en una odisea en cualquier otro tiempo pero Twitter, Facebook, Linkedin, WhatsApps, SMS, Hotmail, Gmail y otras herramientas alivian la tarea. 


Solo nos queda elegir el loock, aunque yo creo que si respetamos el formato de colores de estás épocas navideñas, las formas que elijamos en el vestuario, serán lo de menos, a fin de cuentas, estaremos entre amig@s que se sentirán más cómodos entre más cómodos estemos nosotros. Así que toma el jamón porque en Australia, no creo que podamos encontrarnos con esto, saca las gafas de Dolce & Gabanna y tu bastón de escritor viejo que como complementos, te vendrán de perlas, que yo me subo al trineo que a papá Noel se le quedó en la puerta de casa, el año pasado, y recogemos a tod@s, mientras subimos por los pelos a la cerillera, el príncipe feliz y demás personajes de cuentos navideños para llegar juntos hasta la casa de Juanito el de los Rododendros.


Feliz noche de cuentos que hablan de buenos sucesos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada