jueves, 9 de diciembre de 2010

La compra la dejamos para luego

La compra la dejamos para luego. Es preciso aclarar y dejar constancia de las aventuras que podemos llegar a vivir en un espacio tan común para darse cuenta de que si el material de cuentos, existe, es porque existe la vida que se manifiesta en cualquier paisaje.


Dicen científicos que no aparentan estar como locos, que si lo imaginas es porque lo has visto, que no puedes inventar lo que no  existe. ¿Me sigues? porque esto tiene miga y más de la que parece. 


Toma tu pluma de escritor viejo que damos un salto y cabalgamos sobre ella para llenar de caminos negros toda una sábana de seda blanca. 


Dos minutos, bebo agua y te cuento que tu ya sabes como empezar a crear cuentos.


¿Cuantas veces decidiste comparar a tu jefe con un ogro o un tiburón del tres al cuarto? la única diferencia estriba en que ahí paras para dejar que siga yo haciendo preguntas con las que rellenar cuartillas. Si tu jefe es un ogro, sólo has de ir a visitar cualquier cuento donde estos salgan para leer como otros personajes que se encontraron con estas bestias, salvaron enseres, bienes y vidas de semejantes bichejos. Si te esfuerzas puedes crear un cuento para contar a los niños, niñas, adultos y adultas que vendrán luego, como tu ingeniosa salida te ofreció una victoria sin precedentes en la lucha a muerte por conservar tu puesto ante tal embestida. 


Así que ahora que sabes por donde comenzar a tirar del hilo, convendrás conmigo y con mi amigo "El Escritor Viejo", en que puedes tomar el carro de la compra, mientras decides con que look te acercarás al mercado, mientras nosotros tomamos el bastón de escritor viejo y mi bata rosa de guata para encontrarnos a la puerta del mercado del barrio. 


Querido amigo, y tú no olvides  la lupa que sin ella, poco podemos hacer para cambiar el punto de visión que obliga a vivir con aburrimiento la rutina más pequeña. 


Ahora ya en la puerta, conoces sin duda al Pirata de la Noche que es muy majo y de profesión informático a jornada completa, si paras y observas no queda más remedio que descubrir que se muestra tímido y cortés con el frutero mientras, rápido, oculta la mirada de la "No amiga de de turno" que no termina de reconocerle en esta faceta y que sin embargo, ha sido descubierta como comercial de alguna entidad financiera porque abre unas simples carpetas que huelen a ventas y ahí, ya está, quedas expuest@ a seguir observando esta escena para elegir, en cualquier momento, perseguir, convirtiéndote en espía, a uno de estos personajes dejando la compra para luego mientras anotas detalles que puedes comparar con otras situaciones y decidir que línea te permitirá crear un nuevo cuento. 


Como nuestro propósito era que descubrieras, cuan fácil resulta el dejar la compra para luego y la misión está cumplida, nos quedaremos aquí hilando tristezas hasta convertirlas en alegrías con las que confeccionar un sueter imposible para nuestra CatWomanFarmacéutica que hoy llora por "No se que amigo" perdido entre las tejas de las casas viejas del barrio. Si vemos que hay posibilidad de encontrar una pista podremos contar aventuras aún no previstas para salvar a "No se que amigo" de las garras de un destino terrible o ayudarle a cruzar prados hasta que termine comiendo perdices e invitándonos a una buena copa de vino y si te aburres, te vienes con nosotros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada