miércoles, 30 de marzo de 2011

De agudezas favorables o desfavorables, siempre sacarás destrezas

Material de cuentos que nace de las agudezas que se muestran como perlas 

Semana de cuentos, semana de intentos y semana que resume todo el valor del arte que relata para, de entre todas las palabras enredadas sacar valores y formulaciones nuevas o de como de unas simples casualidades que termina creando una mente enfebrecida por la creatividad pueden convertirse en preciosas perlas. 


Recuerda compañero que terminado tenemos los nuevos seis cuentos que engarzados llegaban de 25 cuentos y por ahora, dan un total de 31 entradas publicadas. Desatinos entre aventuras dan para volver a crear momentos pero dado que esta semana todas las entradas llevan etiquetado el concepto de cuento, no está de más que tomemos un respiro para hablar de la intencionalidad que llevan todas estas perlas engarzadas con formas extrañas.


No queda así más remedio que tomar certezas de que de casualidades brillantes nacen agudezas manifiestas, ante las cuales no hay otra posibilidad que seguir caminando hasta crear estupendas aventuras que por compartidas contigo serán siempre mejores que si solo llegan a vivir en lo más secreto de nuestras cabezas. Y no queda más remedio que demostrar que de tontos y casuales detalles se pueden crear las más maravillosas de las historias que terminan convirtiéndose en leyendas de gran utilidad.


No es solo por Rodari, que vengo yo dándole vueltas al formato que en apariencia está construido a base de casualidades para dar rienda suelta a la sonrisa o tormento infantil que tod@s llevamos dentro, en realidad, no es más que una forma, como otra cualquiera de aprender a relacionarnos contando nuestra experiencia estimando o desestimando monstruos en función de desarticular propuestas para poder articularlas con formas que nos hagan superar obstáculos con armas, herramientas o estrategias nuevas. De todos los personajes que aparecen en los cuentos, resulta fascinante ver como el monstruo se vuelve bueno y como el protagonista, por momentos, aparece convertido en monstruo y es este, si te fijas dándole más de un segundo de tu atención, es el núcleo del que parten todos los cuentos, con ellos por aprender, aprende el bueno, el malo, la bruja tuerta, el hada perversa, el contador, el público y hasta el apuntador y no es la didáctica de la estructura lo que reclamo, que por didáctica ya tenemos suficiente con los millones que nos dicen como ser, sentir y comportarnos, es de la esencia que revela el proceso la que da un valor incalculable al cuento, de lo que estoy hablando.


La planificación, la construcción y el desarrollo de infinitas informaciones que buscan una estructura compleja en apariencia simple nos ofrece la visión de que da igual lo que elijas, es el manejo y control sobre el "aparente" mundo de las posibilidades lo que aporta valor a estas piezas y tú y yo, allí en medio, eligiendo donde el error puede ser el mejor acierto, el acierto el peor de los errores cometidos, sin dar pábulo a lo bueno o lo malo, más que asumiendo que son solo signos que pueden ser llenados con los más dispares contenidos. 


Sospecho que de forma irremediable vivir y saber construir tus propios cuentos es la razón última a la que estamos obligados participando del contexto que nos da la vida. Así que sin pausa recogeré la bata de guata, haré hueco en tu mochila para guardar mis zapatos de tacón de aguja y mientras recortas tu perilla observaré las ganas de vida y aventuras que como hilos de luz cuelgan de tus cejas para ir a enredarse con las cortinas que nos servirán para salir a toda prisa por la ventana.


Date prisa que por la puerta asoma "aburrimiento" con cara de querer hacernos el "cuento" de que no hay mejor forma que creer, que lo mejor, es quedarse quieto, muy quieto.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada