martes, 19 de abril de 2011

Material suelto de cuentos viejos

Los hilos que quedan sueltos son fronteras que precisas pasar para poder disfrutar de paisajes que nunca podrías visitar sin esa cualidad de asumir pequeños riesgos, los hilos que aparecen como nuevos, son la semilla para enriquecer los huecos que quedaron sin posibilidad de crecimiento. 


Del trasiego, del las idas y las vueltas quedan estos cuentos pendientes de desarrollo para, con ellos, seguir visitando lugares nuevos.


Ricardo Corazón de melón en Twitter, una propuesta que recorrió lentamente mi TL en Twitter que no puede ser desestimada por su alto valor como material de cuento ¿No te parece? Además, como que me gusta el reto de que personaje que lleva a lomos del viento, termine relacionándose con el material flexible que salpica todo este blog. (No lo intentes, aunque esté en azul, en realidad no hay enlace. Estimé oportuno darle relevancia en color con el simple objetivo de que también le prestaras atención)


Ahora tendremos que contar como asistimos a dos bodas el mismo día y ayudamos al Pirata de la Noche a hacer lo mismo con el bautismo de su sobrino  Lo prometido siempre es deuda y cuando la deuda trae cosido personaje tan interesante se paga con satisfacción.


"Aventuras y desventuras de Juanito el de los rododendros y de como llegó a asentarse en tierras tan lejanas"  No es por ti por quien sale a colación de nuevo este personaje tan misterioso, es por mi, que no dejo de darle vueltas a como, cuando, donde y porqué este amigo se convierte en imprescindible para tod@s


"Por que al final, resultará preciso contar como nuestro amigo, el submarino, participó y que le deparó esto de la activa lucha de apoyo twittero a la revuelta #egipto y la tan vapuleada, traída y llevada #operacióngoya". No me negarás que semejante personaje envuelto en tan aparente contexto no te lleva a imaginar aventuras incontables.


Y tú, viejo amigo, saca ahora el paraguas porque colgados de el, nos vamos a dar una vuelta para refrescar la cara, que con tanta elucubración, se te ha enroscado la perilla al borde la esquina y hasta allí debemos acercanos para ir desatandola despacio, despacio. Quien haya estado siguiendo el hilo que desata el ovillo de tantos cuentos enredados no habrá dejado de notar esta "extraña" cualidad que tiene tu perilla de enredarse a los objetos más diversos y es lógico que paremos a contar el como nuestros pelos terminan dibujando líneas seguras por donde escapar de situaciones complicadas. Y por si fuera poco material de cuentos, ahí se quedó pendiente el como, cuando y donde pillamos, un paraguas del que atados, podemos salir volando, tal y como hiciera aquella vieja canguro que cantaba canciones al son del viento.

Lo que no se es ¿Que pintan estas telas cosidas de lamentos en tu salón, a estas horas? Hazme el favor, y no des citas para trabajar entrenamientos de Coaching cuando, el día anterior, tengamos fiesta  Resulta complicado o fácil explicar que hace un escritor viejo embarcado en formas extrañas de ganarse el sustento pero lo que más motiva a desarrollar estas líneas tan personales es que creo que ya empieza a ser hora de demos comienzo a dibujar paisajes íntimos de personajes principales.


Una siesta y salimos corriendo a tomar al vuelo las hileras que dejan abiertas ideas que nos hacen su promesa de visitar paisajes nuevos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada