jueves, 28 de julio de 2011

Branding y Arte. Entrenamiento de actores y su gran valor

Branding es el espacio que queda entre lo que dices que hiciste, haces o harás y lo que, en realidad, muestras que haces y el Arte es el la capacidad y las habilidades de hacer o actuar de forma coherente para que asumas la convención escénica. 


Un modelo de negocio es un proyecto único, exclusivo y diferente que, como el Arte crea, diseña y produce una propuesta que ofrece un Valor Funcional que se esmera en envolver en extrema belleza y que se empeña en conseguir el objetivo de ser útil para tod@s 


El diseño de un entrenamiento aceptable para obtener un actor que, a su vez, pueda convertirse en un artista, es de una complejidad extrema que busca el manejo sistemático de todos los pequeños y grandes detalles que nutren una escena o pieza que le lleven a vivenciar, como suyas experiencias "extrañas" y que le permita, a su vez, mantenerse en una posición de observador que insufla, coherencia de principio a fin, en cada acción, palabra o gesto que ejecuta, con el fin de mantener la convención en tu cabeza como una invitación y obligarte al diálogo constante hasta el final de la pieza que pone en pie, frente a tus naricillas.


El entrenamiento de un artista pasa por la búsqueda de una técnica propia, una mecanización total de todos los elementos que componen su técnica y la construcción correcta de una imagen que se desenvolverá a la perfección, como única y diferente, en un contexto de equipo de alto rendimiento que debe encontrar, diseñar, gestionar y producir contenidos que se han de manifestar con signos que comunican al máximo de público asistente, provocando de forma continua una reflexión que mueva interiormente al espectador a expresarse en forma dialogante, durante la función o muestra de la pieza y que le repercuta en una mejora substancial de sus condiciones de vida rutinaria, conseguida, a través, de un intrincado sistema de apertura de registros y la consecución de una percepción global de los puntos de vista de a quien en la vida normal no has podido aún escuchar o ver.  El mundo escénico, se convierte así, en un laboratorio único que permite la observación de causas y efectos en primera persona porque es capaz no solo de lograr transmisión de mensajes o contenidos, sino de vivir, asumiendo una convención que es acordada por todos, como una experiencia vital. 


La convención escénica, es la herramienta más importante a estudiar por cualquier departamento de Branding que busque la transmisión de contenidos en forma de pieza empresarial que, además, ha de aprender a gozar del placer de compartir experiencias de forma sistemática con el usuario que se relaciona con su proyecto en cualquiera de las formas o usos que los puntos de encuentro admitan.


Si bien, las acciones que dibujan relaciones correctas que han de diseñarse en todos los puntos de encuentro son susceptibles de convertirse en una plataforma adecuada que logre generar campos donde compartir experiencias interactivas, también, hay que tener en cuenta que el hasta ahora empleado, si se pretende que sea capaz de poner en pie, de forma creíble la pieza, debe transformarse en un ser de acción con capacidades de gestión de contenidos complejos y con habilidades máximas de trabajo en equipo, esos equipos deben convertirse en equipos de alto rendimiento con la habilidad suficiente para aglutinar personalidades únicas y exclusivas que deben potenciarse al máximo para lograr una espléndida muestra que retroalimente nuestros contenidos para el diseño de una Imagen de Marca perfecta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada