martes, 9 de julio de 2013

Momentos inolvidables desde al África no puedo ir
























Momentos inolvidables desde "Al África no puedo ir"

Ni siendo canaria porque allí no nos queman los hierros cuando el calor aprieta, ni, después de mil años de tolerar calores secos por continentales. ¿Donde está la brisa y donde están los aires que notas como vida entera al respirar? Al Äfrica no puedo ir si el África quiere tostarme entera y si los alisios no acompañan el revoltijo de las melenas.

De donde nace la vida y de donde la naturaleza explota en miles de notas de belleza y a mi me atoran los grados que aparentan juguetear encima de las cabezas de quienes, enamorados, llegan a contarme que para vivir los, mil y un cuentos de la hermosa Sherezade, debo transitar en medio de llamaradas de fuego intenso y entonces, recuerdo letanía vieja "No puedes seguir esperando" y encuentro que de fríos intensos brillan acciones rápidas y que, es desde el mismo fuego que atormenta la neurona que quiere dormir, de donde el descanso atornilla el mismo deseo de vivir.

Del África voy y vuelvo y te cuento que tierra, aire, agua y fuego más dos cañas fresquitas cuando aparecen los miedos al sueño.

Repiqueteo en tu puertas y bajas, paseamos y te cuento que, ahora, no tengo penas ni de ir al África, ni de subir despacio hasta Finlandia. ¡Que no, que no, que no hablaba de África! ;-)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada