viernes, 18 de octubre de 2013

Del carácter emocional y sus apariencias

Pero que no te engañen las apariencias porque no encontré a ninguna persona que fluya con tranquilidad por los espacios habitados del caos creativo y el mundo infinito de las probabilidades que no emitiera una sonrisa interna, al sentir la pretensión de ninguneo de quien vive solo en las líneas rectas de construcción, otra vez, en apariencia, faltas de emoción.

Mundos, en apariencia, irreconciliables y sin embargo, transitan las mismas sendas, hoy si y mañana también y si no, que venga el más "pintado" que pasea por las playas de las artes a contarme, si de alguna forma, no le encantaría vender sus piezas, con la facilidad que aquellos que se ríen de sus mañanas, venden lo invendible y lo absolutamente innecesario a miles y, ya que estamos, que venga otro "pintadillo" a negarme que cada vez que oye la palabra innovación como exigencia, no se le salten las hebras deseando bailar, por las plazas donde no habita la "verguenza" de los que le invitan a volar, pero volar lejos, muy lejos.

Que no te asalten las dudas, déjate un momento que te llevo y que si, que si ... que desde afuera allí los tienes:

Aquellos que de tanto hablar pareciera que hablan entre sueños o entrevelas, fluctuándo vivien, por conceptos de valores intangibles que se enredan, de cualquier manera imposible, con valores tangibles y que al más pequeño intento de atar hicieras, más lejos parece estar y más alto o más bajo en las escalas de medir que siguen viviendo en las apariencias.

Y aquellos que de tanto perseguir pareciera que perdieron la perspectiva humana que arrastran todas sus células, ahogados en la ceguera de quienes ven de otra forma, siente de forma aún más lejana, sufren o ríen en las aceras.

Te cuento un secreto. No, mira, te voy a contar dos secretos:

Los primeros, no están tan lejos del carácter analítico, es más, son mucho más analíticos que los segundos porque, amig@ mío, no hay forma de permanecer en semejante caos que por medio de la investigación y el análisis. Ahora, como si fuera un gran alquímico, contempla las líneas rectas del comienzo, nudo y desenlace teniendo en cuenta emociones, sentimientos y el fantástico mundo de las probabilidades.

Los segundos, no están tan lejos del caracter emocional que tanto temen  porque, no en vano, no podrán dejar de seguir siendo humano por más terror que eso les levante y por más diluída que aparezca la emoción detrás del interés propio a costa de si mismo o de los otros.

Tres te cuento, tres secretos:

La diferencia, estriba única y exclusivamente en la forma de alcanzar el objetivo, el primero busca la mejor opción a pesar de que esta lleve implícita la manifestación del cambio, por lo que se siente solo y solo también se siente el segundo porque busca satisfacer el objetivo pero de forma rápida y sin que le ocasiones ningún esfuerzo.

Y por último, tanto da que da lo mismo, donde estés y que creas que seas enarbolado como bandera, no hay forma humana de vivir plenamente, sin la parte izquierda de tu cerebro o sin la derecha. Monta tanto Isabel, como Fernando y entre vas y vienes negando, lo único que consigues es vivir a medias cualquier reto que emprendas.

Así que menos alaharacas y fiestas o mejor las dejamos pero para cuando hayamos constuido puentes sólidos que unan los dos caminos. Guste o no guste, patético resultan algunos políticos exibiendo incultura y miedo a lo desconocido, como artistas sorprendidos en sus submundos emocionales, intentando explicarse, sin haber realizado escucha previa.

Momentos para desestimar soledades y luego alharacas y fiestas ;-)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada