martes, 14 de enero de 2014

Momentos inolvidables desde ¡Imposible! es imposible




Momentos inolvidables desde ¡Imposible! es imposible

Rumiando ansiedades, mientras el cuello toma postura de un "de aquí no me mueves". Bailando al ritmo de neuronas descompuestas de pánico y miedo que, golpeando andan a un cráneo que se antoja pequeño para cerebro que quiere salir volando o en modo retirada o en estado de avance, a pesar del torticero miedo que agarrota tripas, hasta que con un golpe seco escupes un "como" adornado como pregunta.

Si, bueno pero ¿Cómo? y desde el mismo como, otra cara, "no es posible"  ¿No? si por posible, gritan mis entrañas, doy todo lo que es imaginado o soñado. Ayy vaguería innata, que lo imposible ni traerlo puedes a tu boca, ni al mismo núcleo de tus deseos. No siendo posible, no está, ni en lo más remoto de tus conocimientos.

Que no te enreden, que no te enredes. Una perdida y baja, ahora, ahora mismo que de imposibles están las cadenas echas, pero cadenas se rompen a nada que el como, termine siendo pregunta.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada