miércoles, 19 de febrero de 2014

SubenEstrujenBajen en color naranja

No mereció el rojo, en su momento, tanto espacio en el material de cuento ¡pobre rojo!, ya tenían bastante con ser Corporación ahogadita en sus viejos hábitos pero, el naranja, ese naranja joven, fresco y dicharachero disfrazado de Marca, no es que se lo merezca, lástima, es que creo él solo el cuento.

Suben escalera arriba de lo que me hablas y ni entiendo ¿Que me pides en nombre de nombre que ni conozco? ¿Wanadoo?, ¡Que de pesadillas traes, estando ya muerto ¿Wanadoo?! Reclamación en naranja que pasó de ser fresco, a mostrar su cara más amarga convertido en naranja agria para terminar espetandote a la cara, su primera petición de disculpas enredada en letanía que se volvería eterna "La culpa es nuestra", la molestia tuya", un alivio, unas gracias y en el mismo momento donde a solucionarlo iba, va y se cuelga la llamada.

En dos horas lo tendrás solucionado para en cinco horas alargar plazos hasta 24 horas. 24 horas que pasan a ser 48, convertidas en 24 pasadas estas, más otras 24 que acaban volviéndose 15 días para encontrar respuesta. ¡No tiene gracia!

Estrujen, en la cocina de las estrategias Marketeras, que iluminan los espacios de atención en Call Centers diseminados por todo el mundo. Pepito no conoce a A, A no conoce a Juanito, Juanito pasea libremente por la especulación más torticera y lanza pelota a Romualda que estima que la "molestas" porque tú nunca has tenido deuda.  ¡Sin gracia va el chiste! hasta que eres tú quien entiende, lo que ni los empleados pueden ver, en ese sobre esfuerzo corporativo para dividir procedimientos, alejar empleados y ocultar intenciones por los cajones de mandos intermedios, y ahí ríe el empleado que, ¡pobre! atorado teme perder su puesto de trabajo, ante la carcajada que le has levantado. El empleado no da ni crédito, mientras se atraganta porque sabe que, mañana volverá a hablar contigo y no tendrá más solución que intentar contactar con aquel departamento. Aquel departamento, el único donde el trato de tu, brilla por su ausencia y que escupe un amargo "Este contrato, nunca ha tenido deuda" y que podía haber eliminado un check inapropiado, de forma automática, por el que ahora hay que esperar 15 días más, por delante ya de 7 días de batalla intensa.

Mosqueo máximo en mente afiebrada y calenturienta, diagnosticada de creatividad crónica , imagina y cuando imagina juega y si ella juega, estima preguntar ¿quien juega con ella? tirando de hilos viejos, despierta, más carcajadas aterrorizadas, cuando se ejecuta el valor de "No me pidas disculpas. Tú no tienes nada que ver en esto, aquí los responsables son los niños tontos de, a quienes se les deben favores en altas esferas y que ahora trabajan en el desaforado y atorado departamento de Marketing, ese departamente que desafora y atora a RRHH empeñándolo en abaratar costes haciendo uso y disfrute de "Cultura del miedo" 

¡Heyy, que desde dentro no se ve, pero desde fuera acabo de ver el magnífico despliegue de arte trilero! pero ... oíga, puntúe usted, puntúe porque "para nosotros es muy importante su opinión" en ese un último intento por liar la madeja, estimando como "presunto" culpable a aquel que han soltado, al teléfono, sin herramientas y con la sola consigna de ¡Vende, maldito vende! el penultimo de los desatinos. Desatinos, te digo porque ¿Que puede vender quien no tiene más que humo en medio del mismo infierno? 

Vended malditos, vended que para ser love, solo hay que pedir disculpas, de siete en siete y de mil en mil, hasta llegar al millón. Que entre el 999.999 y el límite, siempre hay una Facunda cualquiera que lee, sin pausa el guión ejecutándo el "Análisis perfecto hecho por un loro" que con tanto mimo ha confeccionado Marketing persiguiendo un perfecto estrujen, estrujen, estrujen con fingidas maneras. ¿Love? Estima querid@ lector@ ¿Cuanto amor cabe en esta contienda?

¡Y yo quejándome del azul, del rojo y del arco iris! Ay, dolor que no es más que más de lo mismo y de Brand, Branding y love no hay  más que otra vuelta de tuerca envuelto en un ahora Bajen, bajen, bajen.

Bajen por el sendero de quien el bla, bla le queda corto y estima encontrar acción y ... y ... tiene el horror de la Imagen Corporativa en sus manos, amando la SocialMedia, enarbolando la temida palabra "Gestión de Crisis". 

Bajen, hasta dar las gracias por la senda de una "estupenda" relación que, ahora ves como se alarga en el tiempo, a costa del que anda lloriqueando por las esquinas necesitado del impacto exitoso de la venta, para, desembocar en un espacio subrealista aún mayor, bloqueando las agresivas técnicas de ventas que reclaman compromiso, emites el "si quiero" y cuando el azul llega para decir que no puede acabar su trabajo para dar satisfacción a la necesidad que vas a pagar, llega el naranja y se enfada porque desconfía del azul y estima enviar a su propio personal, más cuando llega a tu puerta, se le dice en una llamada, que "No le pagarán la visita" porque la imposibilidad de venta es insalvable, para, que aquí no acaba la cosa, al día siguiente, volver a recibir llamada informándote de que, la visita no pagada, volverá a efectuarse porque ahora, en ese mismo momento, ahora es viable y salvable el imposible de hace solo un instante. Y ya está, ahora ya sabes que en realidad, Naranjito, es mucho más necesitado que tú.

No hay final aún para tanto cuento. Mañana llegará "El que no sabe si le pagarán la visita" y quizá, quizá se la paguen o yo tendré que contar que posiblemente, tanto esfuerzo pidiendo disculpas, ha terminado con un "Oye yo en mi casa y tú en la tuya" 

Love, LoveMarks entendida como un SubenEstruyenBajen hasta fusionar Imagen Corporativa, con un amago de Imagen de Marca, con una lastimosa Reputación como EmployerBranding.

¡Con lo bello que me ha parecido, siempre, el color naranja!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada