jueves, 22 de enero de 2015

Buscando Reputación y no estilismo

Si me pides un cambio da igual en que dirección me lo pidas. Si quieres de adentro afuera, es fácil leer tu esencia, la esencia de todos tus proyectos y encontrar o inventar la técnica adecuada para manifestarlo y expresarlo fuera. Si lo quieres de a fuera a dentro, no es difícil tampoco crear las aperturas necesarias para generar caminos y senderos que te ayuden a crear los contenidos correctos que, anundados a tu esencia, harán que el avatar termine siendo tú y tú el propio avatar, imagen que vas a proyectar.

Si me pides que genere imagen y avatar nuevo pero no parece la estructura estar dispuesta a emprender el camino de ida y de vuelta y encima crees que la ficción se completa con decir muchas veces en la escena soy el personaje tal, equivocas completamente el resultado que vas a obtener y no podrás responsabilizarme a mi, a las artes, ni a los cuentos del fracaso más estrepitoso que puedas imaginar. No podrás responsabilizar a nadie más que a tu propia intención porque a mi me encontrarás bailando encima de la mota de polvo que adornaba la baldosa donde me dejáste estar.

Poco hay dentro de mi que no visualice el éxito total y como tal lo quiero. Quiero completar todos los retos y busco, busco y busco aunque la vida entera me lleve y allí donde todos tiran toallas, yo las anudo para escapar por las ventanas de habitaciones donde no llega la luz que precocina un feliz final.

Creen ladrones de cuentos que ética y moral andan atadas a ciertas decisiones que vienen descontando la idea de quien cree que va el éxito camino del reconocimiento o el aumento de beneficios sin cuentas, sin embargo, no va por ahí el rezo, va de éxito total o no éxito.

¿De que te valen los aplausos inmediatos si no vas a poder parar de hilar excusas tras excusas, justificaciones más justificaciones o culpas más culpas?

Si quieres estilismo y no camino, no es a mi a quien debes buscar porque entallar casi es remendar y el remiendo en traje viejo o nuevo donde no cabes o bailas no tiene posibilidad alguna de permanecer como favorito o herramienta buena que vas a usar.

Cada vez que alguien cree que el maquillaje hace al personaje se miente y termina enredado en tales redes de cuentos que, permite que te diga, prefiero la ley del mínimo esfuerzo, esa que construye en serio, sólido y fuerte, antes que andar, día si y día también, remienda que  te remienda mientras toda la comunidad emite sonrisa falsa si atada la llevas de algún interés, mientras detrás no puede más que emitir risotadas enmedio de chascarrillos que todos entienden menos aquel que anda suspirando por un amor que nunca tendrá, simplemente porque es un amor que no sabe sentir, ni dar.

Putrucientos proyectos levantados a peso, más putricientos mil que guardados en baúles viejos que adornan discos duros externos, puatrocientos mil deseos y infiniquintos mil intentos a prueba con todo éxito avalan la tranquilidad de quien puede decir que no a cárceles malolientes y decir no a prisiones levantadas sobre cimientos de oro puro.

No, porque aprender no quise pero sé como enredar el cuento para seguir vendiendo resultados imposibles entre estrategias y técnicas pero, mientras te engaño a ti ¿Cuanto de engaño me llevo por dentro? Prefiero dejarte en manos de los robadores y vendedores de cuentos que no son capaces de bailar, como yo, la misma esencia donde la estructura dramática convierte un hermoso estilismo en la base misma del cambio que la comunidad y tú mismo esperas.

Que si, que si, que si, que me digas lo que me digas, es válido el camino. Lo que no es válido es adornar con flores nuevas la tumba en que se ha convertido la plaza donde roes ese pedacito del éxito pasado que te hace creer que eres grande cuando menguas, sin parar, por falta de nutrientes que no puedes ganar en comunidades que van y vienen, te conocen y saben que en ti no puede confiar.

A fin de cuentas, no es el estilismo o maquillaje distintivo lo que vienes a buscar. Buscas cambiar Reputación nefasta o a construir una Reputación que te diferencia de tu igual en la competencia que construye los mercados y Reputación, amig@ mi@ no es más que confianza. Esa que un mentiroso no puede ganar.

Que si, que entiendo el miedo, pero, que no, que no me lo creo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada