martes, 20 de enero de 2015

Desatinos y más desatinos en redes

Si la cualidad más significativa de la mente creativa es la habilidad de establecerse cómoda en comunidades que van y vienen, ideas que suben y bajan y desde luego, mejor si anda retada en darle baile a dos tendencias en apariencia enfadadas e irreconciliadas. 

Si la mente creativa se lanza trampeando obstáculos marcando direcciones que terminan ocupando todo el espacio, la mente más precabida da la bienvenida a los caminos abiertos desde el modo prueba, a través del ejemplo, y funciona. Funciona y siempre es así, a no ser que la mente ocupada en activar precauciones logre abandonarse en estados donde el miedo la posee, haciendose personalidad completa y hasta aquí puedo leer sin dejarme mecer por elucubraciones de lecturas psicológicas o filosóficas que intentan solo entender aquella virtud de quien, ante actitud la aparente actitud inquisitoria del que busca y busca, siempre puede responder "Porque siempre se hizo así" dejando, a vista de todos, la impotencia máxima en la que te mantienen atad@, las visiones del terror ante lo nuevo.

Cuidar el miedo es la primera consigna que aprende la mente creativa, lo cuida en si misma, lo cuida en lo que manifiesta y con el tiempo, descubre que también ha de cuidar que no se desate el miedo en todo lo que la rodea.

Mi - tu enemigo el miedo.

De miedo va y de miedo vienen todos los desatinos que vivimos, guste o no gusten las batallas, en medio de ellas te ves envuelto y cuando absolutamente segur@ andas de que avanzas, la realidad es que por más que quieras, no logras encontrar los resultados que buscas, sin dañarte a ti o al entorno que tocas, desatando las vueltas que te harán pagar desdeños y daños, aislado en la creencia de que es el otro quien provoca lo que, sin conciencia, vives tu no controlando

Detectado el enemigo y a medida en que vas viviendo a golpe de tropiezos te das cuenta de que miedo, no es solo aquel que siente los niños y que, sin embargo, tiene tantas caras como las que algunas creencias asignan como son atribuidas a signos que acumulan tantos significantes como los que cuelgan de las orejas de los Satanás y sus diferentes nombres. Van y vienen disfrazados no solo en caras que muestran terror, si no en todas aquellas caras que terminan aislándose detrás de gestos amables, enfadados o doloridos que terminan ocultando el gesto que intenta ganar por convencer de que lo mío es lo único o mejor a tomar del cuento, convirtiéndo cualquier espacio que imagines en un campo de batalla que quiere determinar la valía que no sientes, en función del acatamiento de los que no se pueden dar cuenta de tu larga agonía en manos del miedo.

Cuando creas te conviertes en el controlador del miedo y solo en ese estado, guste o no guste, puedes llegar a enamorarte tanto de tu presencia que no podrás más que intentar extraer la misma en todo lo que te rodea, diluyendo desatinos en las aguas claras de la potencialidad infinita que es tu reino.

Más cuando quien te controla es el miedo, desatino desatas y desatado andará todo lo que te rodea hasta que puedas recordar que, en realidad eres tú y solo tú quien te dañas y dañas. Cuando el miedo se haya apropiado de todo lo que te mantienen envuelto, aún ahí te recuerdo, tú eres quien aún allí puedes quedarte esperando el recuerdo de quien eres bailando hasta que se vuelva a encuadrar todo el cuento.

Y así yo, que vengan o que no vengan hasta mi puerta todos los desatinos yo puedo bailar y cantar en una pequeña baldosa, hasta que las otras se contagien.

Bailaré desde mi blog y cuando todos las intenciones, CEDROS, Google y plataformas aterrorizadas viejas y nuevas crean poseer lo que están seguras de no tener o poder, yo seguiré bailando y cantando sobre la mota de polvo que adorna la baldosa.

Que no te engañen las miles de caras del miedo, las hay que se muestras impotentes para mover un solo dedo pero también las hay creidas que vas a morir de hambre: hambre de talento, de conocimiento, de sabiduría, de dinero, de compañía, de halagos. Las hay autoritarias y violentas dignas de ser considerada más "humanaignorantes" que animales. También podrás contemplarlas aterrorizadas ante el más fuerte y dominadas por el deseo de convertirse el aquel que temen manifestando superioridad, ostentando el poder a base de domesticar al otro mostrando benevolencia o benignidad e incluso sabiduría en la que no habitan, más, te aviso, todas estas, te abocan sin remisión a la devolución con creces de todos los desatinos que hayas cometidos. Da igual cuanto spamees, da igual cuanto susurres al oído por mil millones de trillones de veces, volverán los dardos por ti emitidos a romperte orejas para que no vuelvas a escuchar sus cuentos.

Cedros, gobiernos e intereses empresariales. Relaciones familiares, de amistad, de amores o intereses varios ¡Ay de mí! ¡Oh desventura! Otra vez esta cruel fatíga, este espíritu profético que se apodera de mi mente y me atormenta con siniestros anuncios.

Esquilo (Casandra)
"Esperaré que se arregle todo bailando"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada