jueves, 12 de febrero de 2015

Branding o a aquello del acento en la acción

A un mal actor lo conoces porque confía demasiado en la palabra y no realiza correctamente su trabajo.

Si actor significa un hombre de acción, acción termina siendo su profesión.

- "Miradme, soy Antígona, hija de Edipo, ahora debes odiar a Creonte"

- "Miradme, soy Creón, cuñado de Edipo, ahora debes permanecer confundido por la fuerza de mis argumentos"

- "Recordad, soy Antígona, hija de Edipo. Ahora debes amarme y sentir pena por mi, escucha mis lamentos ¡Oh, tumba!"

Baja la cabeza ¡Oh, público! sube la cabeza ¡Oh, público! debes sentirte arrastrado por mi carísma.

Y tú, en la sala de butacas no mueves ni un pelo, mientras Seguismundo estima ser hermoso movedor de brazos dentro de camisa nueva y recién planchada. Tan planchada como el hermoso corte de pelo lucido en la cárcel y preso años en épocas de las guerras de Flandes, grita - "Ay, de mi. Oh, desventura .. siente mi pérdida, siente mi angustia porque yo soy Seguismundo que aprendí a recitar versos con cantarina voz sólo y teniendo como maestras a las frías losa de mi celda.

- ¡Siente! Piensa que soy angustia pura cuando rebano de un golpe de pluma de sombrero el tapiz de bolitas de corcho que finjen ser pura tierra roja. ¡Ámame! (Baja el telón. Aplausos)

Y tú, en la sala de butacas quieto, mientras el actor saluda y grita - ¡Debes amarme, soy el actor! ...¿no? ¿Que tal un curso de motivación?


"Deja de escuchar al actor y verás si es buen actor" "La palabra es el salvavidas del mal actor"

Ángel Ruggiero

Y entonces llega el actor, con el plano a su espalda, ocultos los detalles de su pelo, mientras enfoca la cámara a un extra que actuando estar aterrorizado ante tamaña presencia relata aventuras y desventuras de familia que ha de calmar los malos entendidos y tú, tu no puedes dejar de mirar la oreja de un Marlon Brandon al que adivinas porque lo que es cara, no logras verla por la espalda. El actor, el actor bueno es quien te atrapa por la acción que justifica sus palabras.

Nacía Branding con la intención de llenar de contenidos todos los huecos vacíos del salvavidas del hermoso texto de Marketing. Llénalo, llénalo, pero llénalo de acción porque confiar solo en el texto, reclamar al interlocutor amor, pasión y motivación es solo recurso de mal actor.

Y si Branding toma ejemplo de los tintes mágicos del Marketing, amig@ mío, ni fans amantes de la LoveMarks en los puntos de encuentro y desde luego, ni embajadores de marca trabajando desde dentro el diseño, los contenidos y la comunicación de los fieles a la EmployerBranding.

Listos. Cámara. Acción. Acción. Acción porque las palabras se las lleva el viento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada