martes, 18 de enero de 2011

Desde sonrisas quedas, que ocultan secretos



















Desde sonrisas quedas, que ocultan secretos,


Sonrisas que ocultan susurros y que pretenden mostrarse como desaprobación, que galopa al viento colgada de mis orejas, destronando impaciencias para coronar hogares donde la duda reconcome todos los espacios donde caen mis certezas. Colores que suben desde el cuello hasta rodear las cejas, que se tornan en rojo brillante para ocultar el baile de una timidez que recupera infancias en las que te ves pequeña. Rojo que torna a violeta y que pinta a la más auténtica de las soberbias que hace cantar al orgullo, disfrazado de alma tierna para, reventar en amarillo frío intenso, que reconoce la jugada perfecta de mis atormentados mundos internos y que vuelve a volcarse en tintes rosaceos que vienen a dar con la calma más perfecta.


Que sin ella yo no habría vivido escondida entre las hojas viejas de miles de libros. Que sin ella, no habría salido a un escenario para contarte, lo que cuento, pero disfrazada de puro entrenamiento para lograr salir a tu encuentro y espetarte un ¡Gracias, tormento!  que sin ti yo no sería la protagonista de todos mis cuentos, capaz de salir del paso contando sueño, que sin duda, terminan convirtiéndose en retos ante tu ofuscada cara que perdida ya anda entre lamentos olvidada.


MD al Twitter y te veo en medio segundo. Paseando, paseando, paseando y en un susurro y con una sonrisa queda te cuento mi secreto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada