lunes, 14 de febrero de 2011

Usos y utilidades de los procesos creativos

Tú me cuentas, yo te cuento y al final, no quiero oír ni un suspiro, ni un solo lamento que lleve impreso la constante de que tú lo eres y yo te envidio porque no puedo serlo. Ni esto, ni lo otro, ni lo otro, ni aquello. Sin creatividad tú no podrías ni siquiera levantarte de la cama a vivir la vida que al final de te la gana pintar.


Puedes, eso si, contarme que precisas de procesos porque tu intención es la de potenciar tu creatividad hasta que no quede ni un mísero hueco por donde quepa la impotencia o la necesidad de dar carpetazo a la búsqueda de solución para un problema concreto, entonces si, y solo entonces te diré ahora vamos corriendo por espacios diversos y muestras que vas vestid@s con mi mismo pelo. Ni en ti, ni en mi existió nunca el abandono de paisajes creativos diversos, en tanto en cuanto, tu vida está llena de deseos y para conseguir estos, tú necesitas destruir, construir para terminar poseyendo tus sueños como encantadores éxitos. 


El mundo creativo no admite el vacío, el mundo creativo acumula esfuerzos, información variopinta y ama sin remedio la tan temida y odiada diferencia para crear mundo nuevos que amparan hasta lo más valiente o cobardemente extraño a ti. Del para que saca su fuerza y la respuesta amplifica de la necesidad de movimiento porque sin querer mandas dirección a diestro y siniestro, sin ocuparte de si es cierto, veraz o cuento que tomando aquella calle, llegarás hasta el resultado esperado. Tan fuerte ata el proceso que terminas amando más el camino que el sitio al que tanto anhelabas llegar.


Si precisas de procesos para potenciar tu creatividad hasta lograr dar solución a problemas diversos contarte que si para ti fue un problema al que buscar solución obtener el rango del que sabe solo caminar o comer sol@. Para mi, obtener el éxito en poner en pie un relato o un cuento, disfrazarme de Antígona y hacerte creer que soy Creonte para que entiendas que hay un espacio, en tu, en mi conducta que nos trae sufrimientos, no deja de ser nada más que eso, un sueño, un espacio vacío que hay que rellenar de propuestas y un impulso irrefrenable de construir hasta que tú me entiendas, exactamente, lo que yo quiero decir. 


De las aguas mansas, poéticas y brumosas donde imaginas que vivo cuando te atrapo en el renuncio de creerte que Yo Soy Hamlet o que deposito mis alegría y penas en el borde de la lágrima de Pierrot, a la realidad que vivo, donde yo me devano los sesos para que conozcas mi experiencia con el Juan que tú nunca conociste, mientras tú alisas tus neuronas para dar salida a un problema terrible con el fontanero que ha de llegar a través de una llamada a un Call Center cualquiera, no hay más que la brumosa, poética y mansa agua habla de momentos telúricos o que se vuelven, con simpleza, algo telúricos.


Pero si precisas de eso, de algunos procesos para potenciar tu creatividad, te diré que abriendo caminos, lo que encontrarás es amor a los senderos y cierto regusto de infinita belleza, que te hará valorar más la diferencia que la tan traída y llevada igualdad. No en vano Gianni Rodari se esfuerza en contarnos el increíble valor que tiene como proceso para potenciar tu creatividad el simple juego del Binomio Fantástico, mientras Albert Einten te cuenta, que en momentos de crisis, sólo la imaginación tiene más valor que el conocimiento. 


Porque, seamos serios, al final del cuento, queda solo por algo cierto, que la creatividad es la capacidad de asociar informaciones diversas en formas inéditas para resolver problemas, que parecían irresolubles y si algo me diferencia de ti, es solo el nivel hasta donde potencio yo o potencias tú, el control sobre los espacios creativos. Hasta que momento puedes tu seguir conteniendo información contradictoria bailando dentro y hasta que momento puedes seguir tu conteniendo cantidades ingentes de información contradictoria comiendo tus entrañas hasta dar con el baile perfecto donde todas danzan como si fueran un solo cuerpo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada