miércoles, 19 de octubre de 2011

Posibilidades perdidas del material de cuentos

 ¿Como es posible que cinco notas encontradas en cinco historias den para dibujar más de treinta cuentos? No hay misterio en la respuesta más que en la pregunta, en realidad, no hay misterio ni en la pregunta, ni en la respuesta porque la única fuerza que genera material de cuentos eres tú, en un intento por protagonizar la experiencia, contándolo lo compartido desde el punto de vista único y exclusivo que tú posees. Enredando sutilmente una pequeña secuencia que primero aborda la aventura para declarar la fuerza y la diferencia de quien te acompaña o se ve envuelto, hasta que logras que aquel que escucha o lee el cuento, sienta que conoce y conociendo ya está dentro. Dentro del cuento, aquel que narra vive y deja vivir a quien quiere ayudar a desdoblar el tiempo para enriquecer sonrisas y desatar aprendizajes nuevos.

... traigo sangre de la tarde herida en la mano y una vela de mi corazón para invitarte y darte este alma que viene para compartir contigo tu bello blog con un ramillete de oro y claveles dentro... 

No podría dejar pasar semejante nota que cae a golpe de comentario, sin imaginar cara, estilo y personaje ¿Quien, como, donde, porqué y para qué aparece personaje atrayente perdido entre la profusión de palabras de este blog? No me pasó por alto que José Ramón dejo entrever una pasión infinita por el chocolate que le acompaña mientras es engullido por las historias más dispares que atrapan su cabecita, y dada la ligereza con que mi mente afiebrada y calenturienta se anima, soñé que "José Ramón y su extraña aficción al chocolate. Aventuras y desventuras de un poeta"  era título suficiente como para ganarse un puesto de revelación como material de cuentos.


¿Que tal si aprovechamos las telas de lamentos para hacer escalera improvisada y salir por la ventana? Cinco segundos, que me atuso el pelo y salimos pitando hasta la aventura más cercana. Gusto y regusto por la aventura, me invita a tomar acción después de contarte los vericuetos internos de personajes variados.

Entrando el otoño, siempre recuerdo a Pepe, mi querido amigo Pepe microorganismo y su fiera lucha por protegernos del feo virus de la gripe, será porque llegada estas fechas, mis naricillas tienden a colorearse de rosa intenso, sea como sea, recuerda que dejé caer que Pepe microorganismo tiene una vida muy azarosa dedicada por el día a cuidar mariposas y por la noche a cuidar lindas rosas con caras femeninas de una especie, difícil de encontrar y muy difícil de ver  Y esto, se merece explicación, si o si.

Sabemos es que Pegaso y Europa ahora son socios que gestionan una central eléctrica que sale a bolsa. Borracheras solares, tan grandes, ¿Pueden acabar en despachos que se quedan quietos? Mis amigos de locura inquieta siempre son buen material de cuentos. 

Amigos de locura inquieta, son siempre pequeños huecos por donde se cuela la curiosidad que crea el material de cuentos. Calixto manda mensajes de texto hablando de una vida nueva engarzado como perla en el collar de una vieja estrella. 

Salir a la carrera dejando atrás mi "extraño" zapato, quizá traiga mañana un cuento nuevo o revise un cuento ya viejo. Seamos serios, de aquí sale no uno, sino miles de cuentos.

Sin más dilación. Toma mochila que dentro metemos manta para tirar millas por carretas nuevas y viejas, hasta que un día, tarde o temprano, regresemos a casa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada