martes, 1 de noviembre de 2011

Momentos inolvidables desde corazones viejos










Momentos inolvidables desde encuentro con corazones viejos

Encuentros fugaces con desagradables personajes que asumen y doblegan espaldas por, puro miedo que anda disfrazado de cualquier manera, intentando soñar que pueden dar esquinazo a palabra inventada por quien quiere verte convertido en esclavo: Crisis de menta, crisis de frambuesa que un artista transforma en retos, día si y día también.

Personaje que se muestra como piedrecita confusa que vive golpeada por, no sé muy bien, que tipo de marea perversa que le obliga a seguir direcciones infernales y que no acaba de recordar que, aguas turbulentas, son solo movidas por corrientes de avaricias que nace de pesadillas y cuentos de una "posibilidad" de hambre futura que es capaz de manifestarse como lenguas entrenadas en el arte de la seducción buscando prender mechas que quieren convencer, guiar y que siendo contradichas, estallan en brotes de violencia tal, que llamarla violencia animal, es insultar a seres vivientes que muestran control allí donde estos personajes son arrastrados por bajezas de infinita envergadura.  Personajes, que olvidan que no son piedrecitas, que es montaña inamovible ante tsunamis gigantescos. Piedrecitas envueltas en temas tontos interpretando personaje al modo de la vieja escuela casposa, melosa que vive, además, tristemente creído.

Desatalentados y buscando desatalentarte pueden ser convertidos en visión que rompe zonas de confort, para obligarte a verlos como aquellas personalidades que, por hacerte huir, solo te obligan a ir hacia adelante.

Dos segundos, me ducho y bajo hasta tu casa convertida en ligero humo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada