martes, 31 de enero de 2012

Momentos inolvidables desde extrañas encrucijadas

















Momentos inolvidables desde extrañas encrucijadas

Después de recomponer tripas y ritmos descerebrados provocados por el más perverso de los miedos, no hay más certeza que la que obliga a pensar que ya vas a dar solo pasos firmes para tomar un camino u otro. Repentinas calmas  se ven rotas por leves brisas que dirigen intentos de tomar distintas direcciones. No hay camino bueno, reconoce tu fuero interno, que te devuelva a la plaza donde ahora y en calma eliges tomar vereda que no contenga, por infinitas veces, las mismas curvas y las mismas piedras que ya visitaste en otros tiempos. 

No conocer lo que se dibujará detrás de la línea del horizonte que persigues, puede ser respondido por la prisa atada a los talones o puedes, soltar músculos, para pasear lentamente por un mundo lleno de posibilidades que traerá solo lo nuevo.

Dame dos segundos y en tu puerta me tienes esperando. Baja enseguida, porque ahora ya no hay tiempo. Es hora de salir volando a correr aventuras.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada