lunes, 6 de febrero de 2012

Circunstancias subyacentes. El mundo de las censuras

Revisando contextos ante la visión de viejos hábitos que llegan envueltos en nuevas palabras, termino sacando recuerdos de baúles que nunca pudieron ser cerrados. 

La primera vez que oí la palabra censura, fue de la misma boca de mis padres, hay cosas que se deben decir, en lugar de otras, aunque las que calles sean las verdaderas. ¿Porqué? porque aún hay muchas personas que se vuelven muy intolerantes ante la diferencia. La segunda vez que oí la palabra censura, fue de boca de alguien que había sufrido torturas, por hacer teatro, en un régimen del que había huido, acercándose a otro que parecía diluirse en el tiempo. 

Poneros en situación, nos dijo, estáis ensayando una pieza teatral, en contra de la tortura, dos locales más abajo de donde son ejecutadas estas practicas ¿Cómo os saldrá la voz? ¿Que tipo de estructura corporal asumiríais, en esa situación? 

Había vivido todo tipo de censuras y ya cuando la respuesta no tenía porqué ser tan virulenta en esta vieja España. Había visto el tipex borrar detalles de carteles y trozos de textos "molestos"  ... Cuando imagináis el tipex en manos llenas de miedos, lo hacéis sobre textos complejos, casi marxistas o de notas que trasladan extrema ideología, pero el tipex yo nunca lo vi encima de cosas así, lo vi en la corona de un cartel, lo vi en frases como "..la puta, la puta de la hebilla que no quiere abrirse" ... bobadas, pero, poco a poco, se empezó a colar algo más que esa tonta franja blanca en las piezas hasta que entendí, por primera vez, que era exactamente lo que quería decir censura y entender, por fin, que eran y que no eran, circunstancias subyacentes.

Tarea ardua, elegir pequeños detalles, para que puedas percibir mi desasosiego, pero es imprescindible que te lleguen mis sospechas para que, a pesar de las molestias, puedas tomar acción y no quedar mud@ y con el cuerpo inmóvil ante la infame tarea de evitar censuras. Las primeras muestras de tipex aparecen dentro, en aquel sustrato que agarra la sospecha de que no valen tus cuentos. Sigue desarrollándose, si la dejas, aquella línea blanca por lo que dirán tus padres, tus amigos, tus conocidos de que salgas a la luz del foco central, asumiendo textos distintos a los que dicen, que es verdad y que no, los pueblos enteros y encuentra un enorme núcleo gordiano, cuando personajes que aglutinan el "aparente" sentir del pueblo, son capaces de decidir que es bueno y que no para el pueblo que le dio ese poder.

De la censura ideológica a la censura de los mercados

Noto el mundo del Arte viviendo en la "extraña" percepción de que ya no hay que temer, tanto, la censura ideológica pero te revelo datos y te hago preguntas ¿Sabes que para que un espectáculo tenga éxito de contratación debes poner una o dos cabezas de cartel? Un cabeza de cartel, es un famoso. ¿Te has preguntado, alguna vez, que tienen de artistas los famosos de este país? La mayoría, ¿Ha tenido o se ha pagado la "suerte"?. En mi mundillo, conocemos cuanto vale un protagonista y quien lo vende.

Disfrutas de espacios de Cultura, casi gratuitamente, en todos los puntos de gestión pública ¿Te has preguntado quien y como hace las contrataciones en esos puntos? ¿Cuanto tiempo hace que no ves un Müller o un Shakespere en escena? ¿No te preguntas porqué nadie pone en escena a los clásicos, por no ir muy lejos, españoles? Te cuento, que al final de una representación, donde más de 100 personas hacían cola, para agradecerme lo que habían visto entre lágrimas, sonrisas y grandes abrazos, un Consejero de Cultura de los más poderosos del panorama actual, se me acercó, paralizando la cola para decirme que era espectacular, pero que no contratarían el espectáculo porque el pueblo, era "tan inculto" que no podía entender mi obra.¿Y esto, que es, entonces? respondí señalando a la cola. "Si hicieras cosas más simples, algo más como ..." 

¿Alguien te habló de Sófocles, Aristófanes, Müller, Chéjov, Wesker, Anohuil, Moliere, Goldoni ...? Dicen que el público no sabe lo que quiere, pero ¿Cómo va a querer el público algo, que no sabe ni que existe? Dicen que al público hay que darle solo lo que quiere ¿Cómo va a querer el público algo que no sabe ni que existe? 

De resultas, tienes artistas que, en apariencia, están seriamente comprometidos con esta o aquella ideología y  que, además, pueden empatizar con el ser humano, en cierta medida, asumiendo acciones que le identifican con luchas cercanas a ONGs y que sienten deseos intensos de hablar en la ONU para mover conciencias, pero que, sin embargo, deben venderse para hacer un modo de "arte" que solo sabe vender, sin asumir responsabilidades.

Sin embargo, tú eres artista y artista es aquel que amando a quien viene a buscar tus sueños para mejorar vidas enteras, elijes dar soluciones que son de calidad, tramiten belleza y son capaces de enriquecer a tod@s ¿Cómo vas a levantarte para hacerlo, entre tanto tipex?

El Arte vive en esta quimera desde hace un tiempo largo, no me queda más que comentar que, en realidad, es algo que sucede en todas partes y tomando detalles de aquí y de allá, me queda solo nombrar o no nombrar, ciertas marcas tecnológicas, que entran de lleno, sino logran ser más listos que el mundo del Arte, en un paisaje muy similar.

Si sufre ya y mucho, el Arte, ¿Porqué sabiendo, no te cuento, lo que de allí puedes entresacar, Google, Twitter, Facebook ...? ¡Cuidaros, mucho!

http://bit.ly/z1ETak

¿Cómo va a querer el público algo que no sabe ni siquiera, que existe?  Google, Twitter, Facebook .. no hay comodidad, ni para mi, ni para ti, ni para él en un mundo hecho a medida, ni a la medida de uno mismo, ni a la medida de otr@s. Sólo queda así abierta, la posibilidad de darle alas mayores al tipex.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada