lunes, 10 de septiembre de 2012

Cuando la vergüenza deja de existir

A Short Film by David Victori (LA CULPA) 
No suelo hablar de espectáculos o piezas concretas, lo normal es que si hago uso de cualquier elemento, éste sea diseccionado para contar los recursos técnicos que sean de máxima utilidad para quienes esforzados en el Arte o en los diseños de estructuras puedan beneficiar a nuestros conceptos empresariales o proyectos, que andan buscando soluciones o nuevas formulaciones.

No me resulta cómodo hablar del trabajo de compañer@s y amig@s por escrito. Normalmente, si es necesario o me es requerido, prefiero hablarlo directamente y mientras usamos un lenguaje similar sentamos bases o líneas de trabajo, tomando un café pero, siempre cae la excepción que confirma la regla y llegados a este punto donde el sector acaba de recibir una puñalada trapera, de tal envergadura que, no podemos aún ni imaginar los resultados que obtendrán aquellos que la han puesto en marcha con, valla usted a saber, que ocultos y oscuros objetivos, haciendo uso de una "excusa" inventada y escondida detrás de la palabra "crisis". Crisis, que desde mi punto de vista, no pasa de ser un simple fraude, 

Hoy os hago partícipes de un suceso que me levantó ampollas del tamaño de elefantes, como, además, ya os he contado líneas parecidas en otros artículos tipo "El fantástico Mundo de las Artes Escénicas"  podemos seguir desgranando la poca efectividad que tiene, a día de hoy, una Imagen Corporativa típica y obsoleta cuando no solo ella, sino que también su interlocutor puede hacer uso consciente de la libertad de expresión  y la capacidad de difusión de la interacción o suceso que puede ser transmitida y exponerla al juicio y la reflexión de tod@s, en cuestión de minutos, en un entorno que pide a gritos comunicación bidimensional, cuando hasta hace menos de 10 años solo podías contar a un grupo reducido de personas, en tus círculos más reducidos, lo que, realmente, te estaba pasando.

Si bien, en entornos empresariales es habitual encontrarse con interlocutores que aún sosteniendo un gran poder de compra no logran mantener un mínimo de especialización a la hora de invertir en Arte perdiendo, por el camino, el valor real que está adquiriendo. Las Instituciones públicas y el sostén político que las sustenta, si conocen y hacen,  logrando, en el 99% de los casos un uso perverso de lo que el sector artístico produce. 

Nunca quiso, el político español, que aquí se sentaran las bases sólidas para crear una verdadera industria porque, listo es quien tiene conocimientos y el Arte tiene un poder de comunicación que invita a la acción que, siempre fue considerado, quizá "justamente" por quien solo quiere mantener el poder, atado y bien atado para que nunca contradijera sus consignas. Llevar Hamlet a cualquier teatro para cualquier consejero o comisario institucional tiene su cota de riesgo, a no ser, que la puesta en escena sea totalmente inocua. Aún así, comprar a un consejero y comisario todos sabemos, pasar censuras también pero hay algo que a mi, simplemente, me revienta y yo he vivido casos semejantes al expuesto con el mismo toque de gracieta desde cualquier partido político que estuviera gobernando.

Yo me levanto, estudio, propongo, creo, pongo en pie a todo un equipo de trabajo, seco los sudores y las amarguras que provoca una tarea extrema, en condiciones económicas precarias, produzco, distribuyo, vendo ... y luego, viene aquel que me negó nada más verme poniendo miles de obstáculos a la creación y, como quien no quiere la cosa, se toma fotos con todo el equipo en los estrenos y dice al pueblo que siempre estuvo allí.

¡No, nunca estuvo!

"La Culpa" no es de Rajoy  Sergio Barrejón. Cineasta y emigrante.

¡¡¡Y Olé, Sergio!!!

WINNER Your Film Festival - THE GUILT - A Short Film by David Victori (LA CULPA) 

Un trabajo, más que digno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada