miércoles, 20 de febrero de 2013

Marujeando un rato más

Toma el carro, que nos vamos a la compra y a marujear un rato con las lindas ratonas que a estas horas deben andar por la cuarta tostada y dos cafés.


Ahhhh, amig@ ¿Pensaste que había olvidado un hilo del que tirar? No me olvido, a veces, solo dejo que la sospecha anide para dinamizar aquella estructura que aún no siendo dramática, la sostiene en la superficie como bollas que sostienen redes que nadan a grandes profundizadas y así mientras, en vez de cruzar por el camino que va directo intento tomar veredas que no atajan pero que te permiten apreciar el detalle de los paisajes nuevos.


Me suelen preguntar de donde saco tan fantásticos personajes y porqué los lanzo a vivir aventuras tan "extremas". Los personajes los saco del cajón de mi memoria a lo que se interpela ¿memoria o imaginación? no, no, te lo aseguro, salen de mi memoria donde se ata lo leído, lo visto, lo vivido y toma formas para evitar que alguien sea reconocido. Los lanzo a vivir aventuras "extremas" no, no, te aseguro que son leídas, vistas, vividas y toma formas para evitar que algo sea reconocido, nada más que por las tripas.  Es lo que hace el Arte, vivir la diplomacia exacerbada para contar, lo que no podrías soportar, cuando la mente acostumbrada, busca dar respuestas solo conocidas. 

¿Marujear? ¿Crees que las lindas ratonas, pasada la cuarta tostada y dos cafés, hablan de niños, padres y maridos? A la primera tostada ya desnudaron a tod@s los personajes de sus vidas. A la segunda tostada se intercambian soluciones que, bien mojadas en el primer café, ya llegan llenas de propuestas "imposibles" que coquetean con "utópicos" resultados que provocan las carcajadas más preciadas logrando levantar envidias, entre la pequeña comunidad masculina que apura, a toda prisa, el primer café de la mañana. A la tercera tostada, son los secretos y suspiros los que llenan la estancia logrando extraer lo que no se debe hacer nunca, en función, de lo que levanta críticas entre los "usos y costumbres sociales" que atormentan pensamiento y acciones. Cuarta tostada y ahogada en el segundo café se muestran las formas de grandes camaradas que, termina levantando propuestas que harían caer caras de vergüenza a los "grandes" hombres y mujeres gestores de nuestr@s comunidades, con soluciones simples de madres que llevan a la espalda trabajo, casa, niños, maridos, padres, familias y amistades varias...mediando, negociando, estructurando para que tod@s y cada una de las personas a su cargo, sientan ser merecedoras del máximo cuidado.

Parece simple y de simple, parecer pareciera que tontean, realmente, ni ellas, ni quienes les observan dan valor a aquella escena pero, amig@s míos, es triste pero aquella mesa logra adornarse de perlas sabias que harían colorear a lo más "listo" que por allí pasara.

Ay, ay, ay si lográramos escuchar con más atención a las lindas ratonas que a esas horas, levantan mesa que han visto pasar cuatro tostadas y dos tazas de café para ir a abrazar a tod@s los que a sus cargo quedaron esperando en casa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada