viernes, 1 de febrero de 2013

Por la RSC cuantos errores

Acercarse a cualquier tag de Twitter o emprender búsqueda en redes que contenga palabras clave que te acerquen a contenidos por la RSC,  logra poner de manifiesto que aún sin conocimientos básicos o especializados en el tema el usuario de redes conoce exactamente cuales son los objetivos, las fórmulas, las estrategias y las formas que aún empleadas, con todo un millonario despliegue de campañas publicitarias de lavado de cara que venden Responsabilidad Social Corporativa, no contienen el núcleo básico que define el concepto. 

Pararse a escuchar al cliente en los puntos de encuentro con la Imagen Corporativa, es convenir que el cliente, no solo detecta que los núcleos básicos de esa inexistente Responsabilidad Social Corporativa, no son correctos, sino que logran esgrimir argumentos de peso que podrían estar en boca de Personal Branding altamente cualificado.

Hacer un pequeño viaje al pasado cercano por los costosos intentos de proyectos empresariales, en este país, dejan de manifiesto que, ni uno solo de estos proyectos ha logrado interpretar correctamente la demanda y si lo hizo, en algún momento, ha primado más el viejo hábito de conquista y todas sus estrategias de venta que los conatos de realidad que termina arrastrando hasta los puntos de encuentro terribles mareas de fondo que arrasan cualquier intención de implantación del concepto por medios publicitarios.

En entorno donde único parece tener cierto tipo de éxito la implantación del concepto es en grupos interesados que están cercanos a las cúpulas directivas y la realidad parece mostrar que la aceptación de "pulpo como animal de compañía" viene precedida de que, esos mismos grupos interesados, despliegan las mismas estrategias y campañas que les envuelve en una especie de burbuja, cada vez más alejada de la realidad en la que se están moviendo.

El carácter que busca construir un nuevo registro sobre bases de hábitos obsoletos tiende al fracaso completo de la prueba y entre prueba - error termina asumiendo que no debe ser bueno, lo que ni siquiera tuvo intención de entender por no corresponder a nada experimentado con anterioridad. Esta situación podría dar la sensación de que podría alargarse en el tiempo y retrotraer incluso todo el espacio - tiempo hasta hacer un viaje a épocas remotas para conseguir volver a obtener el éxito, que ahora se siente en falta, pero la realidad es que la necesidad aparece, no por capricho, sino por una evolución del entorno que exige cambios radicales que parece no se está dispuestos a acometer. Sin embargo, es el aquí y ahora, el único ámbito donde tienes poder de acción. El pasado no volverá aunque los esfuerzos por conseguirlos sean máximos y el futuro llegará cuando sea vivido el presente y nunca antes.

Marketing ha dado pruebas irrefutables de éxito en espacios de conquista pero no logró, ni logrará establecer parámetros simples de fidelización y confianza necesarios para construir los tres valores que precisa la Reputación que, a día de hoy, reclaman los mercados ¿Porqué no asumir que quizá para obtener resultados distintos, debes acometer acciones diferentes?

Utilizar conceptos Branding, Marketing de experiencias, Responsabilidad Social Corporativa en campañas publicitarias que los grupos interesados colocan bajo lupa hasta encontrar la incongruencia, no solo es que no sean efectivas, en realidad, en estos momentos, están obteniendo resultados nefastos que acaban con verdaderos tsunamis en los puntos de encuentro.

Utilizar viejos recursos de "fidelización" que aportaron cierto tipo de valor entre grupos interesados "inocentes" que aún no habían acumulado información y experiencia en la relación están devolviendo clientes capaces de negociar y ganar, desestimando el valor del proyecto y levantando sonrisas cínicas cuando detectan que vendes organización y ellos tienen mejores ideas de organización que tú en la Era en que vives. 

Estos errores de base, más otros errores estructurales en las construcciones de escucha para generar feed back real, alejan a nuestros proyectos de los mercados y acortan los días para la desaparición total. 

Parar, escuchar y ponerse manos a la obra, es imprescindible para levantar estructuras Branding que puedan transmitir un Valor de Responsabilidad Social Corporativa correcto, sin tener que seguir manifestando un comportamiento que, por el momento, solo está aportando


  1. Pérdida de credibilidad y de confianza.
  2. Pérdidas económicas que caen por el hueco del control y la protección excesiva.
  3. Pérdidas de simpatizantes entre todos los grupos interesados.


¿Porqué no permitir pues una prueba con más margen para generar acierto, asumiendo que del pasado no recuperarás absolutamente nada que puedas aportar a lo nuevo?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada