martes, 8 de octubre de 2013

Momentos inolvidables desde que no hay ayuda
















Momentos inolvidables desde que no hay ayuda

Allí donde te metes y yo no llego. Allí donde te meten y nadie accede. Cerca del abismo que yo no veo y donde la luz nunca tuvo acceso. Ni rodeando la negrura, ni sorteando la amargura. Allí donde no existe palabra que rompa el maleficio donde danza la espesa niebla, donde mi corazón siente la negrura de la impotencia y donde nada alivia tu pena. Desayuno tus lágrimas, esas que no dejas que yo vea, almuerzo ahogada en tu sufrimiento y ceno esperando que abras la puerta para hacer soplar en tu cuello, el aire fresco.

De cuando no sirve más que el silencio en boca acostumbrada al parloteo y donde la única acción posible es lanzar brazos para ver sin con ellos agarro fuerte el calor de todo tu cuerpo. Que no se nos vaya, que no se nos aleje la pena que arrastra tu alma.

¡Ay! no hay piernas y solo alas que vuelan hasta tu casa. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada