jueves, 10 de octubre de 2013

No te enredes en las redes

No te enredes en las redes que no hay más que entrar para que se te crucen los cables y por aquí y por allá querer estar.

Del ¿Que hace una actriz como tú, acostumbrada a olor de las tablas y a los más sonoros abrazos, en estos salvajes mundos de internet? y es que de juegos va el tema y aunque sospeches que el juego, habla de una persona infantil, con pocas ganas de crecer, te digo que, te digo que el juego, a mi parecer, es la única forma real de aprender y aprendiendo vengo desde hace ya unos años que las locas calles de internet, marcan direcciones nuevas que hay que tomar en cuenta, si no quieres quedarte perdido en la más absoluto y nefasto sendero con vueltas al pasado más incierto pero, amig@ mío, no te enredes porque de correr corriendo vengo a contarte que por más que te plazca el hábito de trotar, trotando a la carrera, hay que venir, sentarse y esperar con los ojos y los oídos bien abierto, antes de decir bla que bla o, elegir sin ton ni son, permanecer en todas partes aunque las plazas no te lleven hasta donde tú estás buscando.

¿Hay que estar, no? pues si, si lo que quieres el saltar del barrio, a la plaza, de la plaza a la ciudad, de la ciudad a la región, de la región al país y volar más allá hasta darte de bruces con el mundo entero, que de afinidad, te digo hay aquí, cerca muy cerca pero también allá lejos, cerca de los confines que podrás visitar a lo largo de vidas enteras. Pero, mira, escucha ¿Se te ocurrió alguna vez, salir a escena sin objetivos, partitura de acciones y una buena planificación de escenas? ¿Cuando viniste tú a recibir aplausos, sin siquiera plantear una mísera estrategia? ¿Cuando tuvíste el derecho a quedarte en la boca del escenario, sin un pequeño texto, una acción y unos vínculos perfectamente diseñados con tus compañeros? A más que tú quisieras, no tendrás más público en el teatro que, en los comentarios dejados blog arriba, TL abajo y, a pesar de creer que estás sol@ en casa, no olvides que soltando enviar o publicar, dejas en el mismo centro del escenario texto, acción, vínculos e intenciones, es más, termina aireado cual bandera en medio de un huracán cualquiera.

Y ahora elige

¿Huracán o marea? de las primeras percepciones en redes, salí airosa, en cuanto tuve conciencia de que el mundo desvirtualizado confluye, convenientemente en juegos de conflictos dramáticos y estrategias a todo trapo, donde las líneas de tiempo aristotélicas viene a tejer todos sus trapos y si bien puedes entrar, a redes, con este juego, te digo, que más bien, la red es como agua. Agua que corre o agua que permanece tranquila en medio de la poza ¿Que le dará al agua que dos peces se enfrenten en medio de la charca? sin embargo, más le da al agua cuando la piedra la roza esperando, con descaro, que onda va, termine tocando la onda que viene y entre que viene y va, si logras parar a esperar, quietas de nuevo las aguas, ahí podemos ver cambios radicales de paisajes que con rotundidad van generando argumentos que se atan y bien atados al adn de todos los implicados.

Más cuando entiendes que de aguas va el tema, aún tienes mucho por descubrir y trabajar, porque no es lo mismo tener de amante a Twitter y de marido a Linkedin que, lanzarse tranquilamente a tomar un mojito el Facebook o danzar despacio Google+

¿A donde vas, rodando sin rumbo fijo por las callejuelas de internet? y ¿De donde vienes? ¿Traes contigo blog tejido a palabra viva? ¿Te llevan las palabras hasta donde tu quieres o solo esperas encontrar un guiño?

Que si, que si, que si .. que soy de mar y a mi me gusta aquello de las mareas, llenas de vientos que ayudan a surcar las aguas, pero estoy segura que siendo de pleno centro continental no podrás quedarte al margen, si hasta las orillas vienes a refrescar pies, manos y cuerpo entero.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada