martes, 18 de marzo de 2014

Momentos inolvidables desde ahora que te veo


Momentos inolvidables desde "ahora que te veo ..."

Sombras perseguidoras que levantan sospechas. Aliento que se sopla en tu nuca. Nuca que quiere volverse ojos para ver y sueños que revolotean hasta esconderse detrás de orejas buscando susurros, locos por encontrar tímpano que replique lo que parece ser percibido. Corre,. corre, corre de dentro, afuera, de afuera adentro y para en seco para volver a sentir sombras perseguidoras que levantan sospechas. Sospechas, de ojos que vigilan, intenciones nunca expuestas, direcciones que siguen los que aún creen en el poder del embeleso. ¡Y, embeleso!.

Ahora, ahora, ahora te veo y ahora que te veo ... no me cansaré de decirte que nunca más serás sombra y que si un día buscaras convertirte en soplo de nuevo, por muy nuevo que parezca, no permitiré que la no luz o, la falta de recuerdos olvide que nada mejor que, haber sido sorprendida por tu presencia. Esa presencia callada o no existente hasta ser reconocida. Ahora que te veo ..." disculpa, entretenida estaba y no merece tanta belleza, pasar desapercibida por muy importante que parezca los ombligos"

Ven, ven, ven ... no pares, no te hagas de rogar que te lo y la te la presento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada