jueves, 10 de abril de 2014

Cuando tu estrategia falla. Eliminación

El dificultoso mundo de las apariencias requiere más esfuerzos e inversión que las construcciones simples interesadas en levantarse con Reputación como Marca

Si Pirandello levantará la cabeza, no creo que estimara en consideración el concepto de "infiltrados" que hoy se destila por infinidad de áreas que pueden llegar a rozar tu rutina. Un infiltrado, como recurso artístico, consiste en efectuar una tarea concreta, de forma correcta, en un encuadre perfecto de rutina, con tal precisión, que desde ella se crea, sin dudar, en la veracidad de su pertenencia al contexto. Desde la que, poco a poco, se despliega una estructura superpuesta generando un conflicto dramático rítmicamente acotado hasta que el espectador asume, como real, una línea argumental y de acción que no tiene cabida en el encuadre inicial, llegando hasta rozar, el límite del absurdo, llegando a producir tal desbarajuste que solo cuando, el actor, dice a que se dedica realmente, puede llegar la confirmación de que lo que vives es convención y no realidad.

Nunca elegiría yo a un actor para va a poner en pie una pieza de estas características que tuviera ya un personaje definido, siempre me decanto por actores capaces de empezar a jugar con el simple parámetro de un rol convenientemente elegido para resultar asombroso, conflictivo, "extraño" en el contexto y mi estrategia con directora es, esperar a que el rítmo frenético de la interacción devuelva pequeños detalles que construyen, a tiempo real, el absurdo.

El concepto de infiltrado, revierte en interacción segura entre actores y público asistente. Provoca carcajadas y momentos inolvidables que dan mucha conversación a la hora del café posterior y, aunque no lo perciban ni el contratante, ni el asistente, también genera apertura de registros en todos los participantes, desestructuración de los hábitos rutinarios, despliegue de imaginación y creatividad para dar soluciones a situaciones inéditas ... mientras ofrece la posibilidad de leer exactamente los roles por los que se mueven grupos de personas o equipos de trabajo, detectar si son sanos en flexibilidad o enfermos en la rigidez, pistas para solventar estos handicaps y la posibilidad de detectar el talento real oculto en estructuras acomodaticias.

El infiltrado, trabajado como concepto artístico, revierte en beneficios para todas las partes implicadas y quizá por, esa cualidad, oír la palabra infiltrado en todo tipo de acciones televisivas me levanta un elemento socarrón, natural en mi carácter canarión.

Infiltrados para conseguir cambiar de dirección a diferentes grupos ideológicos o trabajo en medio sus construcciones. Infiltrados para levantar información útil para mi, a otros. Infiltrados para aprender a leer realidades. Infiltrados para cambiar cursos de acontecimientos varios. Infiltrados para ... y ahora, infiltrados para acercarse al mundo de los empleados en primera línea, de juntas directivas que han vivido alejadas al máximo de si son o no efectivas políticas, procedimientos, planificaciones o, más fácil, detectar, si allí se cumplen, a pies juntillas las directrices que costosos estudios de mercado han inspirado.

Lo vi en formato estadounidense y canadiense, sorpresivamente, la delgada línea que separa lavado de imagen publicitario y verdadera intención de cambio me parecía ya inexistente. Reeditado para nuestro país, con su "idiosincracia" particular, esa línea imaginaria, aún queda más alejada y lo que parecía espectáculo de interés para un reducido grupo de alto carácter emocional, aquí no deja de levantar risotadas por la contaminación, más que evidente, del discurso eternamente corporativo y eternamente repetido, desde nuestra particular Era Industrial.

Tanto se dibuja la falta de rigor en la creación del guión que solo queda leer comentarios por todas las redes para darse cuenta de que, la estrategia, falla. Y si falla, eliminación.

Employer Branding implica una construcción real, sólidamente anclada en la necesidad y la intención de llegar a ser LoveMarks y la risotada del público que asiste, no admite dudas.

Error 

  • De formato mejorable.
  • Error más grave de intención, lavado de cara ¿Para qué si la acción provoca más inversión en nuevos y costosos lavados?
Infiltrado exige ser en el encuadre, tan perfecto, que creada la ilusión puedas, desde allí, superponer una estructura incluso anodina manteniéndote firme en la improvisación, y para ello, no puedes tener guión establecido y si, un valor atado y bien atado a un mensaje, una intención y una acción determinada, seleccionada previamente teniendo en cuenta el difícil mundo de las relaciones.

Entiendo que para el anquilosado mundo corporativo, semejante propuesta, sea percibida como un auténtico suicidio pero, o das el salto y descubres que no hay precipio o la generación de Reputación con Marca quedará tan lejos que, pasada la famosa "crisis" con probabilidad, no lograrán matenerse en las comunidades como opciones de negocio fiables.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada