viernes, 6 de junio de 2014

Palabra, palabras .. mensajes y contenidos

"Que no te enreden con cuentos"
Mi abuela

Mi abuela o la mejor contadora de historias que yo haya conocido, sin contar, al mejor narrador y reflexionador de sucesos en que se convirtió mi padre con el que yo haya convivido, si, pero, no bajes la guardia "Que no te enreden con cuentos"

Los cuentos para ser verdaderos cuentos han de manifestarse, en quien escucha, en locura intensa que revolotea por tripitas ociosas o demasiado ocupadas como para parar a escuchar complejos argumentos. CuentaCuentos y Contadores de Cuentos, los que vienen y los que solo te toman un momento para arrancar tu aceptación, aunque solo sea, por un momento.

Cuentos que nacen desde una sola intención y sin intención de quedarse, más allá de la conformidad que les vale para, venir mañana, a utilizar la idea de reinventarse y volver a lograr que acates, de nuevo por conformidad temporal hasta quedar satisfecho el interes de quien se tomó el esfuerzo de inventarlos, crearlos y dejarlos, luego quietos porque agotó su intención.

Palabras, palabras, palabras que solo emiten mensajes tienen a parar la acción desde que tú aceptas. Palabras que se esfuerzan en construir contenidos quedan atadas en la misma base del compromiso que nace de su construcción, sea esta buena o simplemente y en apariencia perversa.

Sin aspavientos, pero, te cuento que no hay contenidos verdaderos, si solo son atados con palabras y que para ser, siendo ciertos, en el interlocutor que parece aceptar y calla, han de ser transformados a partituras complejas de acciones, donde la incongruencia no tiene cabida, bajo la pena de ser descubiertos como simples mentiras en bocas de Contadores de Cuentos.  

No esperes verdades, si no las quieres a menos de un cuarto, espetan todos los implicados que terminan rozando al cliente o a los grupos externos interesados en un proyecto. Son empresas y tod@s sabemos que estas son creadas para rendirse a la evidencia de que su único objetivo es aumentar beneficios, sin tener que justificar los medios. ¡Ámame!, gritan desde sus intensos y costosos lavados de cara. ¡Ámame! pero, has de entender que la razón de mi existencia es la cuenta de resultados y entre que voy y vengo, no tengo más tiempo que el que dedican otros, bien pagados, a limpiar el rastro por el que se adivina que solo vivo en el deseo de correr más que un gamo para aparentar ser el mejor partido, para luego, salir de nuevo a correr porque no me dejas satisfecha la necesidad de aumento en la cuenta de beneficios  y digo yo, ¿no es más fácil, no dejar rastros?. ¿Que te cuesta esperar 1 minuto hasta que el suelo se seque? ¿Que te cuesta tomar paño humedo para levantar gotita? te diría mi abuela.

Contenidos donde los mensajes se convierten en coladeros de malas experiencias,  parecen soluciones cómodas pero si solo paras un momento y te fijas, la tozuda realidad, te deja claro que nunca lograrás alcanzar la zanahoria detrás de la que corres y que, sin darte cuenta,, atada va del palo que te has colocado en la cabeza.

Contenidos 

Contenidos sin acciones, no son más que justificaciones pero aquel que reclama soluciones, aunque no lo parezca a simple vista, en realidad viene sabiendo que si te compra, lo hará intentando ganar negociaciones donde tu siempre ganas y con la certeza de que el nudo en la garganta no se le irá hasta que a despedirte valla porque encontró mejor opción y satisfacción en quien se levante como competencia y a base de toma y prueba delinea exactamente el contorno donde el nuevo tipo de negocio podrá quedarse, cuando la empresa decida que tiene la intención de quedarse y no solo ganar hoy y mañana quedarse con el pan a medias en su mesa.

Partitura de acciones bien dispuesta y llena de coherencia, levanta contenidos, sin tener que hacer esfuerzos por caber en el traje que mal diseñado quiere jugar a ser perfecto para tu percha. No te enredes con cuentos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada