martes, 2 de septiembre de 2014

Momentos inolvidables desde un "nosotros" cualquiera
















Momentos inolvidables desde un "nosotros" cualquiera

Una vez tuve un nombre.

"Nosotros" para recorrer parques, para saltar a la comba, nadar, para desayunar. "Nosotros" casuales o impuestos. "Nosotros" que suben y bajan reptándo por la paredes. "Nosotros" que se columpian en las rutinas diarias. "Nosotros" que salen por las ventanas y deciden volar mundos enteros, "nosotros" pequeñitos que viven escondidos en las esquinas de habitaciones rojas y azules. "Nosotros" que se deciden para sufrirse, "nosotros" que abrazan salud, humor, placer y, "nosotros" que se crean para vivir en las callejuelas donde danza el alocado arte. "Nosotros" que abarcan al mundo ahogando todo lo que les rodea, "nosotros" que se ahogan a si mismos o se cuelan por los resquicios de puertas medio abiertas para dar de comer a todo, nutriendo, floreciendo.

Dame uno, solo uno. Uno cualquiera y déjalo fluir por encima de las rayas que dibujan horizontes que nunca tuviste ganas de conocer y permite que muera lentamente, mi nuevo nombre, con la mano puesta encima de mi corazón. Deja, deja que a las lunas las siga conteniendo el cielo.

Un "nosotros" cualquiera, te hago una perdida y te espero en la puerta. Que no, que no, que ahora, hasta donde vive el calor no bajo. Que venga, que venga el calor hasta la puerta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada