lunes, 13 de octubre de 2014

Competitivad y las salitas de té

Que viene de lejos y que lejos quedan las reflexiones alrededor de las mesas que se vanaglorian de estar donde nadie llega. Salitas y reflexiones donde la apariencia quedó petrificada en imagen y la imagen de demostró falsa, como la falsa "monea"

Que decía mi padre que no había más angustia que sentir que su hija lo quería todo y que moriría buscando, más no sabía si encontraría la felicidad en eso.

Y que no lo parezco, no parezco, mi remotamente competitiva, ni parece resonar en mi cabeza la sospecha de que ser solo viviendo como la mejor o muero. Desde luego, ni el gato ve lo que vió mi padre y aunque lo viera ¿Que le podría importar al gato, si sabe que yo, lo quiero? 

Sin embargo, ser la mejor, siempre la mejor en todo lo que emprendo, viene rulando en mi cabeza y desde mi cabeza a la tuya también observo las vueltas que dan los que, en apariencia, son ya lo que yo ando buscando y de cuento a cuento, como tiro porque me toca, también soy consciente que de ellos llegan los susurros que me invitan a ser y pertenecer a las miles de millones de salitas, donde se cata el té, de especial sabor, por la que cada una brilla en su diferencia.

Catando té en cualquier ámbito y visitando salitas de los que se reúnen, alejados de la común masa que también disfruta, del sabor y el olor que de las salas emana, pero en casa, que entrar a sala solo es para los mejores. 

Invitada quedo a salitas con:

Olor a empresas
Olor a famoseo
Olor a intelectualidad
Olor a profesionalidad
Olor a ...
Y olor a ... 

Y entro, despacio, despacio cualquier elemento que llama mi atención me pone en juego y de cada juego, solo extraigo que yo, allí, soy y seré la mejor. 

Escucho, escucho, leo, observo y espero. Escucho, escucho, leo, observo y espero y esperando pruebo, pruebo, pruebo .. despacio. Sin figurar ¿Para qué? yo ya tengo la oportunidad de ser iluminada a conciencia, cada vez que elijo subir a escena ¿Porqué entonces debería yo hablar, por hablar de más?

A las salas de té, invitada y en las salas de té asombrada de que entre cata y cata, solo encuentre, entre los más exquisitos paladares, a gente quejicosa que se tiran horas, escondidos en la salita, hablando de "Lo poco profesionales que son los que están a su alrededor. De la terrible sensación de que no pueden cumplir sus grandes metas porque nadie está dispuesto a sacrificar lo que el dió. De grandes metas que les manifiestan como grandes profesionales. De lo que le falta a este, de lo que le falta al otro. De las dificultades de haber llegado a donde está y que, parece, que nadie quiere asumir. 

Dificultades que se resumen siempre en:
Haber "ganado" la carrera
Que papá tenga un buen amigo que le debe favores.
Una cartera abultada
Y mucha labia...

Y yo, despacio, despacio, despacio jugando a ganar, siempre. Aprendiendo a manejar todos y cada uno de los resortes que se supone manejan los paladares exquisitos que llevan el cartel de "los mejores" y que llenan hermosas salitas de té, a las que todos quieren ser invitados y a las que, yo, desde que puedo, abandono para ser la mejor por los caminos, defendiendo a amigos de enemigos y disfrutando de la belleza de ser y no solo parecer que, oye, ya cuando quiero parecer, solo debo elegir ser bien iluminada en cualquier escenario.

¿Y aún no tienes ni idea de donde se engancha todo esto al Branding?

Bla, bla, bla, bla ... bla ... Yo termino siendo la mejor, desde el primer momento y luego, me dices que yo si puedo porque es que tengo, tengo y tengo, mientras tú solo tienes miles de tacitas de té, vacías.

Bla del liderazgo
Bla del trabajo en equipo
Bla de las relaciones en los puntos de encuentro
Bla del valor Emocional, del Valor de Responsabilidad Social Corporativo

Y te entiendo, si es que, es que, es que

"Lo poco profesionales que son los que están a tu alrededor. La terrible sensación de que no puedes cumplir tus grandes metas porque nadie está dispuesto a sacrificar lo que tu diste. Las grandes metas que te manifiestan como gran profesional. Lo que le falta a este, de lo que le falta al otro. Las dificultades de haber llegado a donde estás y que, parece, que nadie quiere asumir"

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada