miércoles, 29 de abril de 2015

De la niña del dueño y otros cuentos

¡Hey! que creíste que "... La niña del dueño que quiere aprender desde abajo todo el proceso..." era un cuento. Pues no, fue visto y vivido. Vivido y listo para convertirse en el cuento de los chicas y chicos Martini que tienen la descabellada idea de sentirse realizados jugando a que trabajan, convirtiéndose en chic@s independientes y ahora te dejo la pista de construcción del formato del contenido con solo una premisa, solo elegí el como te lo expreso para que, primero no te sorprenda aquello de que la realidad siempre supera ampliamente a la fantasía. Segundo, aplicas la sustracción de lo no relevante y lanzas luz sobre el detalle que captará tu atención allí donde puedas imaginar lo no contado y listo para embarcar hacia el camino de la construcción de contenidos.

Hilo, hilando y tejo tapiz donde dejo impreso el hábito viejo para contarte porqué, cuando no encuentras la salida, mejor volver al punto de partida o aquello de en que contextos asumes el reto de ayudar a crear procesos para levantar Reputación de Marcas y porqué un budista te diría que, una vez dicha las cosas tres veces y no habiendo sido oídas, el siguiente paso es alejarte y desear que no suceda lo que tu percibes dentro del juego de la causa y el efecto, a fin de cuentas, no hay nada expuesto que no sea para procurar el máximo beneficio a todas las partes y entre parte y parte, si aquellos que querían dar satisfacción a la demanda de unos mercados, cada vez más exigentes y descreídos, toman impulso para volver a quedarse en el mismo sitio y a pesar de no parar de llamarte para que expliques fórmulas, la  respuesta final es “Déjame que hago una consulta. No, nunca hemos comprado nada de eso”  volver al punto de partida es todo  un alivio.

Love, love, love para darte de bruces contra el resultado de una apuesta que hace flexión profunda para dar salto que deja en el mismo hueco. LoveMarcas, LoveEmployers = Reputación que se escapa por el desinterés de todos los grupos interesados en tu proyecto.

Love que muestra disfrazado discurso corporativo que enseña a trabajadores agotados y hambrientos a mostrar máxima cortesía por esclavos aprendida que no pretende más que ser escuchada y aceptada como de obligado cumplimiento. Más un recuento donde queda de manifiesto que haber cambiado palabra fea por Marca, no deviene en la tan ansiada Reputación que creyó que había sido buscada.

Y yo que digo y repito, repetiré y seguiré contando el cómo, pero alejada estimo que lo mío es bailar hasta que todo se arregle y volver dando pasos certeros hacia el punto de partida, por ver si encuentro el punto de salida por donde tú, él, nosotros, vosotros, ellos y yo bailemos.

¿Bailamos pues? Amor de redes que se deben soportar en estructuras listas para generar averías y temidos desasosiegos  provocados por encuentros con puntos de atención de grandes operadoras que no lograrán dar marcha atrás a las voces que traerán el juego de construcciones de textos que nos ayudarán a ti y a mí a seguir levantando herramientas útiles para todos.

Voces de ensueño que saber cantar y bailar parituras de texto al límite en que nos permitirá descubrir secretos.

Manuel, que ahora y así a voz de pronto, no recuerdas. Julio, que te suena y no te suena. Enrique, que te cuenta y revienta destellos pero que ahora no caes. Adrián, ElAdrian, IlAdrian o el niño que vive en medio de las pasiones ... textos, textos y a dos minutos de la construcción de contenidos. Upss, hablaré con Susana y Pilar y ...

¿Bailamos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada