martes, 14 de abril de 2015

Momentos inolvidables desde reencuentros



















Momentos inolvidalbes desde reencuentros

Cuando la esencia de lo que creamos quedó intacta. Allí donde nunca existió batalla por cambiar lo que tu traes, lo que yo tengo. Cerca de la certeza de que tanto lo bueno, como lo que creíste malo no era más que el punto de inflexión para torpedear la conciencia hasta lograr aperturas a mundos nunca visitados. Rodeando la impaciencia, tomando por la vereda de quien goza de lo nuevo revoloteando por donde lo que parecía que era, no era, y donde lo que no era construye la posibilidad no imaginada pero dispuesta a ser bebida, hasta la última gota, como experiencia. Lo vital que se vuelve superfluo y en medio, tú y yo que éramos viejos o podemos considerarnos como nuevos.

Ni temor, ni nervios ¿Como fue que nos dejamos de visitar? Ay vida, larga y corta, cuando los espacios separan almas y cuando las almas, contraviniendo tus "eseñanzas" se revelan y siguen manteniendo esencias. Ay, vida por más que corres hacia adelante, yo aún tengo riendas y en brazos de viejos amigos conocidos sigo gozando adolescencias.

No cambió nada. Ven y ten cuento. Toquetea en la puerta y verás que está abierta. Entra.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada