lunes, 24 de enero de 2011

¿Quora o palabras compuestas con signos y significados?

Pero ¿A que viene ahora rescatar del baúl de los recuerdos engranajes tan complejos? no teníamos bastante con esconder a Ferdinan de Saussure en lo más oscuro de los laboratorios artísticos para que nadie, y digo nadie, pudiera tocar ni el más pequeño de sus pelos?


La culpa de todo este desatinado título para un post la tiene Quora que llega y deja ventoleras, humos y refriegas de batallas absurdas, llenado el campo de batalla de tal cúmulo de cabreos, que no me extraña, que de entrar, entres pero que de allí salgas espantad@ en dos segundos y medio. 


Siendo como soy defensora a ultranza de la riqueza que trae la denostada, vapuleada y vilipendiada riqueza que trae la diferencia, que a unos asusta, mientras, que otros reclaman a puro grito repetitivo en el mercado ¿Puedo contemplar, sin emitir una socarrona sonrisa, del todo canariona, el desembarco tormentoso que ha dejado Quora en orillas de habla hispana? ¡Pardiez! eso es del todo imposible. 


Emitiendo voz que avisa de la importancia de remarcar, de forma coherente, la diferencia en tu marca, la marca del vecino y la de tu enemigo. Partiendo tartas que explican que en el valor de diferencia encontrarás en tus empleados, colaboradores y clientes tu Reputación de Marca. Indicando que la única forma posible de relación, es la que comparte experiencias que pueden trasladar grandes cotas de contenido. Que los conflictos, sino existieran no existiría la vida y dejándome los cuernos para lograr aportar formulaciones sacadas de arcones, en apariencia vacíos, que demuestran el infinito valor del conflicto creativo ¿Puedo leer, sin desespero, las visiones fascistoides de los que, muertos de miedo, invitan a soñar con mundos perfectos donde todos hablaremos la misma lengua, en aras de guardar contenidos únicos para una futura humanidad, que piensa, siente, viste y se muestra como rebaño de ovejas que rumian a destajo la igualdad como muestra de excelencia, sin pensar en un solo momento que para ello , para lograr esto, hay que trabajar duro y amplificar la ansiada diferencia?  ¡Ni muerta! claro.


No seré yo quien juegue al juego donde perdamos de vista la poesía francesa, la practicidad alemana, la sutileza subjetiva del japonés, la histriónica cadencia italiana, los bellos requiebros  del ruso profundo ... no perderé yo plural hermosura del castellano que, loco de contento, juega a ser diferente allí donde aposte sus posaderas, comiendo pasión a boca llena, por mucho, que el inglés sea simple, fresco, huela a menta y que a mi me encante lo simple, lo fresco y lo que huela a menta.


La lengua es sonido y el sonido, en cada nota o silencio trae acumulado millones de bits de información que trasladan contenidos y experiencias de pueblos, que, ante un mismo problema, eligieron resolver de manera diferente. Y está allí en medio de mi declaración y descansando encima de mi protesta un Saussure que cuidando contenidos, vino a dar con la clave de que escondido detrás de un solo signo se encuentran pueblos enteros para que nunca olvidara, porque me vino a soplar a la oreja, de que tonalidades, dulzuras y lamentos se compone cada nota que dibuja un fonema. Iba yo a defender semejante propuesta que invita, sin razón aparente, a olvidar Valor Emocional, de Responsabilidad y diferencias deseadas y manifiestas en el Valor Funcional de una lengua. ¡Vive Dios, que no!


No seré yo, entonces, quien defienda, que en aras acumular millones de palabras huecas que juegan a dejar atrás la belleza que trae la diferencia, se ofrezca, como única solución, para evitar una Torre de Babel, en apariencia, funesta, que se pueda obligar, sugerir siquiera, por aquí y por allá, que la única solución está en hablar solo una lengua. ¡Bellaco!, ¿de que cuna inventas que nací?


Si la Torre de Babel fue un error terrible que cometieron tus y mis antepasados, yo declaro, que semejante afirmación es más error que la creación de tamaña "aberración" y planteo como solución, la misma propuesta que semana a semana vengo contando y manifestando "No me crees un conflicto para ocultar otro y ponte las pilas para conseguir que tus miedos construyan éste como conflicto creativo que ama la diferencia" y denuncio como grave crimen contra la humanidad, la declaración de que el valor del saber deba venir en formato de habla inglesa, única y exclusivamente, obligando a una humanidad cansada de olvidos y guerras, a hablar olvidando que las palabras, son signos que contienen un gran significado acumulado a lo largo de siglos de experiencia y no signos que por quitarles contenidos ancestrales, terminarán convirtiéndose en el valor del más aterrador de los vacíos.


Si el miedo te puede, es tu problema. Mañana no serán los hispanos, serán todos los puertos donde atraque semejante barco. 


Lo que no me queda claro, es que, habiendo desembarcado en esta España mía y esta España nuestra, no se me hallan levantado los pueblos que aún sostienen, a modo de suerte infinita, otras lenguas y otros saberes. 


Siendo canaria, os digo, que no lamento más del pasado de mi pueblo que que halla perdido su marcada y única diferencia en la lengua, en el camino hacia el inevitable progreso. 


No seamos ilusos y vallamos a perder por "cuentos" absurdos salidos de mentes delirantes que buscan lo mismo que buscaron aquellos líderes autoritarios que llenaron de sangre y sufrimiento a la vieja Europa y por mucho que aparezcan ahora envueltos en papel de regalo, los marcados valores y riqueza que nos aportan nuestras grandes diferencias.


Aunque bien pensado ¿A quien terminará importando más que a su reducida comunidad, el "valor" allí acumulado?


Quora, Quora, Quora ... olvidaste leer a mi adorado Ferdinan. ¿Voces únicas, únicas lenguas? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada