lunes, 7 de noviembre de 2011

RSC y Branding en Negocios orientados a consumidor

Paseando por el centro de Madrid en medio de reflexiones interminables vivo aperturas que mezclan conceptos de Responsabilidad Social Corporativa y la necesidad urgente de Branding en ámbitos inesperados donde los negocios no dejan de ser meros espacios que, desesperados, buscan captar atención allí donde la atención está puesta en premuras provocadas por la descomunal voracidad de un mercado que potencia el consumo y a su vez ahoga al crecimiento, en la imposibilidad de provocarlo. Son momentos de increíbles cambios, infinitas realidades sospechadas y nunca verbalizadas que se abren paso como agudas percepciones que preconizan dibujos nuevos para nuevos tiempos y que ya tienen fórmulas y aplicaciones que aún desconocen enredadas en elementos de RSC que deben ser dibujados por estrategias simples de Branding. 

Resulta conmovedor asistir al despliegue de brillantes colores, exóticos sabores y texturas agrupadas en formas atrayentes en medio justo de personas que pasean, con actitud incómoda, ante semejantes visiones que solo logran levantar más ansiedad, más lejanía y más ceños fruncidos, abocados en apariencia, a mirar hacia adentro y a no más altura de los ojos del que le acompaña, negando la compañía de quien baila y grita de forma estridente en el marco que dibuja la foto, que queda tomada, de tan especial momento.

Compra grita el paisaje que ya no es parque, ni espacio conocido donde rumiar rutinas. Compra y vete, gritan mesas incómodas iluminadas con luz estridente que solo busca convertirte en escaparate que, solo invita a otros, a entrar a espacios donde eres atendid@ por personal que ausente, cansado, hastiado y totalmente despersonalizado emite sonrisas forzadas envueltas en fórmulas de cortesía que huelen a mata polillas que quiere hacer huir a la envidia que, supuestamente, debería provocar aquellas imágenes de seres lejanos tocados por la varita de la fortuna que viven agrupados y perdidos en mundos que aparecen envueltos en "leyendas y mitos urbanos" desde cuadrados y rectángulos de papel rosa o cajas parlantes que muestran sus vidas como interminables seriales que solo provocan aburrimiento.

Formas y colores bailando en una alocada carrera por vender, a través de la oferta, que termina fagocitando al vecino y que teme el futuro que, adivina como cierto, porque sabe que terminará devorándolo tal y como devoró antes. No hay descanso y sin descanso, las caras apabulladas de gentes con carteras mermadas y ansiosas por encontrar espacios donde, compartir para encontrar soluciones, pasan de largo, conscientes o no de que ya solo depositaran mirada en las intenciones de venta para satisfacer necesidades, cada vez más presurosas, ante la mirada más desesperada del que espera que entres y le dejes sustento de familias, que a su vez viven apresuradas.

No entrarán y ni siquiera los que dibujan estos parques tematizados, quieren entrar a su propia atracción de feria, ni querrán entrar en esta espiral sin talento, ni concierto que conforman la totalidad de la feria. La feria, precisa de un cambio radical de intencionalidad. Mi negocio, primero, debe contener aquello que me permita ejercer el derecho de estar en escena como actor que se divierte en medio del juego que diferencia a su partitura de todas las que están en escena, mientras, a la vez, se esfuerza por atraer afines a su experiencia, porque aquello que busca, es lo olvidado y guardado en baúles viejos: La fidelidad de la comunidad o aquellos parroquianos que ya no encuentran más que, más de lo mismo en todas partes. Ellos, lo que necesitan son fans.

Desde la lejanía que me imponen todos estos modelos de negocio, yo doy parón al descontento de no lograr encuentros y sin embargo, veo miles de diferencias entre los responsables de ideas que quieren la venta y pienso "Tanto correr para abaratar costes y tan poco por generar riqueza en todo lo que tocan" 

No tardarán mucho en encontrar que es la Responsabilidad Social Corporativa y un buen diseño de Branding lo que les permitirá dar con la clave de Sol que, por ausencia, ahora no les deja bailar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada