miércoles, 18 de abril de 2012

Hilos viejos que se atan a nuevos y el material de cuentos

Del tingo al tango, diría mi padre, van las líneas del interminable cuento, dibujado entre las etiquetas de este blog. O, cuento va, cuento viene y entre paseos interminables por infinitos paisajes dejas migas para regresar o no, si fuera necesario, a retomar subidas a Júpiter para bajar, despacio de tan alta miradera a cubrir entornos reales o virtuales, si la necesidad apremia. ¿Quien eres más que la explicación de ti mism@ a través de productos, servicios, palabras y acciones que acercas a quien estima, que quizá puedas llegar a serle de utilidad y espera, recompensarte con lo bueno o malo vivido y realizado que te puede aportar?

No está lejos mi intención de mostrarte como un contenido nutre al otro, aunque parezcan contradictorio o vivir sin descanso en caminos que, de forma aparente, no llegarían a encontrarse nunca. Es base inamovible que, es la creatividad o aquella locuela experiencia que asociando informaciones del todo contradictorias, buscan un espacio donde habitar juntas y de esa rica consecuencia planifican viajes donde la innovación hace acto de presencia y que si ésta parece la base, la base de mi acción no es otra que indicarte que lo que nunca fue vivido, en realidad, es la apetencia más gratificante si lo que pretendes es crecer y no quedarte paralizado, haciendo y deshaciendo siempre lo mismo para obtener, más o menos, más de lo mismo.

De procesos va el cuento y así, de un primer lanzamiento, compuesto de pequeños binomios fantásticos que entrelazaban experiencias vividas con las más absurdas notas de fantasía, cubrimos caminos que, sin que lo notes y sin que yo me diera cuenta, te fui contando miles de juegos y experiencias que tu recuerdas vagamente porque de lo vivido, tú y yo, hemos transitado las mismas veredas, una y otra y otra vez y aunque Calixto, no se llama tu mejor amigo, si que puedes rescatar las mismas vivencias y tampoco podrás negar, que como yo, buscaste y buscaste las Lágrimas del Pierrot para curar males de amor. De alimentar aventuras, en apariencia externas, hemos pasado a recomponer experiencias internas y de las internas aventuras, hemos caído en la cuenta, de que de vivir también compartimos senderos que caminan paralelos a las agujas del reloj que tanto dan las 03:34 o las 22:41 para l@s dos o que agujas, siendo viajeras, terminan convirtiéndose en improvisados tacones para zapatos de aguja que rompen previsiones. 

Ha sido, tal mi osadía, que de vueltas por auras de frescas fresas hemos terminado en cuentos que hablan hasta de RSC y Branding. Por aquí y por allá, hemos descolgado,  palabros semejantes que casi sin glamour cuentero viven, por altas ventanas y los hemos subido por TL activistas o los hemos puesto a trabajar ordeñando vacas en Frontier Ville. Te he prestado amig@s como Juanito el de los rododendros que, o los quieres o lo tienes y mientras, dibujo y bailo, sin venir a cuento, ya sabes que me preocupa, como trabajo, como me esfuerzo, como digiero y como vomito cuentos.

A estas alturas, te digo que cuando los contenidos van y vienen y no sufren corta - pega para definirse como mensajes simples, se nutren solos y se retroalimentan perfilando las tres, cuatro o veinte dimensiones que tú proyectas, dejando abiertas las puertas para que quien quiere visitarlos, simplemente entre y ponga sobre la mesa la intención de acompañarte, mientras tú te expresas y haces las cuentas.

¿Que si hay cuerda? Hay cuerda para rato, así que directos a la pelu más cercana, que no nos pille el toro y tengamos que gritar ¡Y yo, con estos pelos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada