martes, 10 de julio de 2012

Momentos inolvidables desde lo imposible











Momentos inolvidables desde lo imposible

Amaneceres turbulentos desayunando retortijones de tripas que hablan del miedo, corazón que revela impotencias y neuronas en cabeza que piensa que, la batalla es ganada cuando la palabra imposible ocupe toda la maraña. Amaneceres turbulentos que se despachan entre batallas de retortijones donde la palabra imposible gana cuando las tripas encuentran que no hay camino que no pueda ser transitado para ganar el sustento, el corazón se envalentona y grita, por momentos, que de imposible, nada y la cabeza se enrabienta rodeando la maraña hasta saltar el imposible argumentando formas nuevas.

De lo imposible y lo posible y de vuelta a casa. Casas que recuerdan que una vez fueron ganadas y que de ganadas, perdidas las esperanzas, se pudo regresar y tomadas por nuestras, de nuevo, volverlas a habitar. Hogares recordados, hogares soñados, hogares perdidos, hogares que son nuestros y como nuestros reclamados hasta que lo imposible torne posible y ya desaparezca el tormento de los desayunos llenos de retortijones.

Que te digo, que te digo que no hay nada imposible. En dos segundos me planto en tu casa y te cuento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada