jueves, 4 de abril de 2013

La Huella de Branding Vs el Impacto de Marketing

Quizá heredado o entrenado a conciencia el espacio de comodidad en el que vivo cómoda es aquel que busca dejar una huella tan absolutamente evidente como para que pudiera servir de camino a otr@s, lo que denota mi clara sintonía con los procesos de implantación de Branding.

Tú dirás, es que eres actriz y de los que trastean entre tablas ya conocemos aquello de permanecer a lo largo del tiempo y yo te digo ¿No te apetece a ti, dejar estela y perpetuar lo que de valor toman otras personas como suyo?

Branding, aparece como una necesidad básica que busca permanecer en entornos donde el movimiento y el cambio son rutina y huyendo del glamour que, se me presupone, es quizá el núcleo que identifica el color real de mi sintonía con conceptos de Branding, Marketing de experiencias, Team Building y Gestión de liderazgos que buscan levantar Reputación viniendo, exactamente, de punto opuesto a donde se desarrollan estas palabrejas.

Viniendo del Arte, resulta relativamente cómodo, tomar un modelo de negocio y apreciarlo como si fuera una pieza más a poner en pie, siempre y cuando, quien solicité como autor que de vida a la estructura, haya estado enamorad@, ame y se haya comprometido e implicado con su construcción.

Dejar huella, necesariamente implica, de forma directa, estar seguro de que el Valor Funcional, el producto, la tarea puede llegar a reflejarse como algo bueno para todos los que lo vayan a adquirir, cuando transitas en esa dirección y no te agobian las penas. La sorpresa llega cuando aprecias que el agradecimiento llega en forma de granitos de Reputación en bocas de quienes hacen uso de tus esfuerzos. Cuando llega el agradecimiento, no te queda otra que sentir el auténtico valor de tu producto y por agradecimiento, lo llenas de pequeños detalles de belleza. Cuando la belleza es percibida por el que te compra, devuelva más agradecimiento y tú, no puedes dejar de agradecer mejorando producto y belleza, mientras la tranquilidad se amarra, sin compasión, a la certeza del increíble valor que está acumulando tu Valor Funcional y como crece sin obstáculos tu Reputación. La Reputación, tiende a llenar de demanda tu punto de encuentro así que enseño a otros a realizar mi producto, los entreno, los pongo a trabajar y crezco y entonces, tienes solo dos caminos ¿Dejo que mi vanidad, arrogancia, avaricia .... me posean y dejo de acumular Reputación, desde el mismo núcleo del movimiento olvidando todo el proceso? ¿O me esfuerzo en mantener toda la estructura donde el Valor Funcional atrae agradecimiento que se responde con más agradecimiento atrapando la oportunidad de transmitir Valor Emocional, generando Valor de Responsabilidad Social Corporativa? 

De la Huella al Impacto

Siempre he tenido graves problemas para acomodarme, a gusto, en cualquier tipo de proyecto que solo tenga intención de impactar y salir corriendo. 

Siempre miré con recelo la entrada en escena de quien buscaba atraer mi atención con grandes palabras o empaques muy atractivos.

Siempre observé como la "promesa" llego con intención de ser incumplida.

Siempre me fascinó, como el único espacio donde podían vivir estas propuestas era el de la misma Cultura del Miedo.

Del Impacto a la Huella

Claro que me gustan las piezas creadas desde técnicas que van de afuera adentro, es más, mi propia técnica toma esos caminos siempre. Resulta fascinante escuchar discursos corporativos llenos de belleza. Desde luego, hay anuncios publicitarios que son auténticas piezas de Arte. No hay duda del impacto que tienen en mi ciertas composiciones en tonalidades, colores, sonidos, olores pero, seamos serios, allí por donde cae la experiencia acumulada, termina cayendo toda la Imagen, si ésta no logra trasladar coherencia. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada