miércoles, 7 de mayo de 2014

Material de cuentos "Del tingo al tango"

Desde ¿Que experiencia quieres compartir conmigo?  Mil vueltas llevamos y mis vueltas nos quedan o lo que habría dicho mi padre "De tingo al tango, mi niña. Todo el día del tinto al tango" y solo, de vez en cuando, parón para contarte el porqué de tantas idas y venidas, más allá del que te sorprendas de la "extraña" capacidad manifiesta en mi de "mente creativa y calenturienta". 

Un simple submarino para dar una vuelta por el aura de una fresa fresca. Un Oscar y un Pepito cualquiera que se enredan con microorganismos que impresionan por el arte que muestra en el manejo de patillas de gafas, como si fuera estoque, florín o espada. Revueltas por la Vía Láctea a lomos de estrellas que guardan el secreto del poder de lágrimas de un Pierrot "atontolinao" y de amores preso. Casas que esconden amigos espléndidos y regalos de uso variado que sirven para encontrar nuevos amigos y más aventuras posibles en inimaginables senderos más la posibilidad de que veas aquello de que da exactamente igual donde quieras empezar a crear material de puro cuento o leyendas y más igual da a donde quieras llevarlo o bien a lomos del ritmo o del movimiento o alejando, hacia adentro para relatar núcleos internos de pensamientos.

Un paso y un cuento, un cuento y una posibilidad de enredar en medio de vajilla y viandas de desayunos rutinarios el goce y el placer de compartir con quienes prefieren vivir a atad@s a las patas de las mesas ronroneado sobre líos y problemas no resueltos de "lindas ratonas "colorás" "colorás" que te levantan una sonrisa, mientras yo enumero y dejo abiertas las puertas a que veas vidas enteras que no te cuento. De lo que te cuento y no te cuento, de lo que sube y baja, se enrosca y se estira para dejar que lo no contado estalle como bello verso en tu experiencia y allí me quedo, esperando, recontando las vueltas de lo que yo ni siquiera veo porque tu experiencia, no es la misma que la mía y de necesidades vives tú de mi cuento y yo del tuyo.

Tantas vueltas ¿Y para qué de tanto esfuerzo? Divertir me divierto y al divertirme se que te divierto más la intención sigue incorruptible cosida y bien cosida a cada palabra que componen frases enteras para dar por terminadas historias y cuentos. 

No esperes, es solo elegir comenzar a bailar al son que te diferencia a tal nivel que, aunque no lo veas, no hay nadie, en todo el mundo que por mucho que pareciera, sin embargo guarde ese parecido que estimamos como la única forma de vivir pegados y no separados pero ¿Lo necesitamos? ¿Necesitamos ser del todo en igualdad y no existir en la más fantástica de las diferencias? 

Da igual en que espacio o tiempo decidas explorar la más maravillosa de tus diferencias, ahora sabemos que los personajes hoy "malos" logran ser convertidos en "buenos", los "buenos" pueden volverse azules para pasar a ser negros. Los negros logran ser convertidos en "malos" y los malos pueden bailar hasta convertirse en bellos y de esta cualidad, otra que aparenta pasar desapercibida y que, a fuerza de mostrártelo, debe quedar ya claro que, da igual, lo que debas contar, lo que debas convertir en contenidos porque todo, absolutamente todo, en manos de herramientas artísticas, ancladas en verdades constatables, logran ser dispuestas con tan absoluta diplomacia, enredadas en la metáfora, sin molestar, sin atorar, sin provocar, en el otr@ el miedo.

Que si, que si .. que aunque tú no lo veas, todo lo contado, tiene reflejo en la realidad de mi vida a la que yo estimo observar como auténtico material de cuento, de la misma forma que observo que tu y todo lo que tocas no es más que "peazo" elemento para meter mano a enharinar hasta convertir la masa en el cuento de hoy y el cuento de mañana, pasando por el cuento de ayer.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada