viernes, 9 de octubre de 2015

¿EmployerBranding? Valoración de resultados y su público

Reflexiones apresuradas de la paradoja existente en un país de empresarios que aún creen que EmployerBranding es un concepto que se puede andar vendiendo.

Equipos de trabajo con compromiso vs equipos de trabajo "comprometidos"

No hay descanso para el equipo artístico hasta que el público logra ver el resultado de agotadores meses de trabajo.

No hay descanso para elementos empresariales hasta que desarrolla el discurso que ha de comunicar a una fuerza de trabajo de la que se espera aprieten esfuerzos hasta romper el techo de la productividad.

No hay descanso para un equipo artístico que después de poner a prueba el resultado es plenamente consciente de los puntos fuertes y débiles de cada uno de los detalles que han compuesto el trabajo y que ha encontrado el impacto real de su resultado. No hay descanso porque los contenidos y el mensaje son el motor que les impele a una carrera desenfrenada donde no hay mañana sin el logro y donde hoy se convierte en el soporte que se empeña en avalarlo.

No hay descanso para juntas directivas que han de valorar el impacto obtenido de la comunicación de que ya no hay vuelta atrás o solo existe aquello de o lo haces o no habrá un mañana porque todo pinta muy mal y que deposita la confianza, como quien se apoya en el quicio de una puerta, en la motivación aparente de un "ya lo lograste pero está oculto" y un, lo hiciste años atrás.

Del público expectánte al público obligado

Hay desasosiego interno en el público que llega sabiendo que su único objetivo es encontrar un espacio a la catartis de un mensaje estallando como mil soles en el escenario y un me voy o no me voy del todo modificado por lo que cada uno deseo y estuvo dispuesto a dar.

Y hay desasosiego interno y externo en el público obligado a asistir a eventos que fingen estar pero no están, que fingen escuchar pero no escuchan, que por dejar abierta solo permitieron la entrada a las palabras que potencian su miedo o que abrieron la mente hasta dejar pasar solo aquella irónica respuesta de quien sabe que de lo que te cuentan, hay que creerse menos de la mitad, de la mitad.

Del resultado real de la comunicación

Desconcierto, divertimento y satisfacción en los primeros al cruzar la puerta que lleva a la salida.

Miedo que satisface al empeñado en mantener discursos emocionales en un escenario donde nadie les dio permiso para estar y caras bajas, sonrisas fingidas en el que huye camino al parking para reírse a mandibula batiente con su grupo de afines del cuento más sonrisas quedas en quienes se van aterrados a cumplir con la premisa de "más madera, más madera, más madera, más y más madera"


De las vueltas y revueltas que dan los mensajes

Revisión paulatina y casi subconsciente de quien permitieron que la comunicación hiciera in site. Toma de decisiones individuales que revierten en enriquecimientos muy personales que sorprenden a los equipos artísticos cuando les son revelados.

Miedo, miedo y más miedo en todas y cada una de las fuerzas de trabajo de los entramados empresariales, los de abajo al despido fulminante, los del medio a que la fórmula de los de arriba no haya obtenido los objetivos marcados. Los de arriba a que el cuento no haya sido creído sabiendo que ya se llegó al resultado exigido pero empeñados en la tarea de romper techos imposibles, como si todo consistiera en llegar más alto, más rápido a cumplir con el deseo nunca conseguido.


De los que corren y de los que ya han corrido

No parará el equipo artístico de trabajar en pos de conseguir la máxima perfección en toda la tarea, en todos y cada uno de sus cometidos aún sabiendo que no hay límite, ni llegada a meta.

Parará el equipo empresarial, los de abajo por agotamiento, los del medio por agotamiento del cuento y los de arriba, cuando detecten que no hay meta a la que llegar, vendiendo, vendiendo, vendiendo para sacar rendimiento con el que volver a invertir hasta en otro cuento, hasta que vuelvan a agotar todas las salidas y se den cuenta de que no hay llegada a meta.

Conclusión

Más vale integrarse en un proyecto que te apasiones que intentar vender pasiones que no existen en pos de no se sabe bien que resultados buscas para todos y teniendo claro que tú solo quieres envejecer viajando aunque el resto se haya ahogado.

¿EmployerBranding? sirve una ronda para todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada