lunes, 27 de febrero de 2012

Branding y La Imagen Corporativa


Branding y la Imagen Corporativa cuando, devolución va y devolución viene

Hay solo una certeza que tranquiliza mi cabeza cuando, lo que busco es implantar conceptos de Branding en tejidos empresariales, usando herramientas, que sin venir a cuento, llegaron del Arte, para instalarse a base de esfuerzos en crear formulaciones y aplicaciones de valor buscando innovar en el espacio de eventos, en el diseño de espacios comerciales como puntos de encuentro y en generar equipos de alto rendimiento y liderazgos (Brand Teambuilding) capaces de soportar las construcciones que deben terminar erigiéndose como cimientos sólidos, ante las bofetadas que recibe la Imagen Corporativa, día si y día, pues también, lo único que debo conseguir es ver por donde se cuela aquella tendencia que ensucia el corazón de los que deben generar una Imagen de Marca perfecta.

Parecería ingenuo pensar que la Imagen Corporativa no atendió a las devoluciones que llegarían hasta su punto de encuentro, que no creó sistemas de control para evitarlas o que no imaginó fórmulas para neutralizarlas pero sin embargo, la torpeza con que acomete las búsqueda de soluciones es, cada vez, más evidente porque y a pesar de los pesares, no hay posibilidad de respuesta eficaz que pueda ofrecer una estructura jerarquizada que busca un solo objetivo de conquista ante la rapidez de asociación de información y la experiencia que acumulan movimientos y culturas que establecen nuevas formas de relación que crean interacciones más difíciles de controlar y que cada vez irá a más, cuando se desvelan todas las estrategias conquistadoras que no pueden mantener la Imagen deseada en una relación que se prolonga en el tiempo y que nunca puso especial cuidado entre lo que decía que haría y lo que realmente hizo. 

No hay acometida de la Imagen Corporativa que logre estar a bien en el movimiento de los mercados, que a pesar de las resistencias iniciales que encontraron pensamientos reticentes a la globalización, necesaria para toda intención de conquista, ahora hace devoluciones de tan envergadura que comparándose con el más poderoso de los tsumamis aún no encuentra la verdadera sensación de pérdida que los acompaña.

No hay enemigo peor para conseguir la Imagen de Marca deseada que la potenciación de la avaricia en todos los grupos de interés que acompañan a la Imagen Corporativa y que tanto beneficia a conseguir el máximo de rentabilidad, que es buscada, sin atender a la premisa que debe mover a un departamento de Branding y a otro de Responsabilidad Social Corporativa que deben vigilar la coherencia de principio a fin, para emitir la imagen de quien busca no solo ganar dinero, sino controlar que se gane de forma honesta. La imagen de quien quiere permanecer en  una relación donde deben ganar todos y no solo una parte o dos. 

Son dos elementos, una cuchara, remueves y encuentras que la única solución para estabilizar una Imagen Corporativa que no quiere asumir cambios, es la del control exhaustivo de todo el contexto y entorno donde se mueve y así, de una idea buscada y luchada que marcaba un deseo globalizador se pasa, a acometer una renovada intención de exigir que no se investigue, que no se apoyen propuestas que promuevan la impantación de nuevas opciones, que no se permita la entrada de propuestas que llegan con probados éxitos desde fuera, que no se deje espacio o licencia a nuevos emprendedores y que se proteja, al precio que sea, la rentabilidad de tres o cuatro, que habiendo querido y buscado la globalización ahora temen ser barridos de los mercados.

Eliminar la investigación.
Ahogar con impuestos o limitar las licencias a quien sea un peligro para el monopolio.
Controlar todos los espacios de información y divulgación del mensaje corporativo para que no sea invadido por nuevas propuestas.
Evitar, a toda costa, la pérdida que habla de lo grande que se ha vuelto la maquinaria de la deshonestidad en tu tejido empresarial, hablando de rentabilidad para ti pero machacando a la mayoría de tus grupos interesados.

Todo, para seguir buscando, una globalización, que volverá a ser tu principal interés, si logras volver a sentirte seguro, y la fuente máxima de devolución que va, devolución que viene que tanto temes. ¿No sería más fácil acometer el cambio real que precisas para que ni con el más grande de los tsunamis, la más terrible de las tormentas, el terremoto más horrible .. no se moviera, ni un sólo ápice, tu creación? 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada