lunes, 25 de junio de 2012

Eventos estratégicos de Branding

Eventos estratégicos de Branding ¿Que tienen que ver con el Arte?

El sector de eventos vive, desde que yo lo conozco, paseando los mismos caminos, una y otra y otra vez. El recurso habitual del que se vale para sobrevivir, hasta en las circunstancias más adversas, siempre se concentra en el núcleo que mantiene la certeza de que, son los momentos compartidos donde más vinculación se puede llegar a conseguir. 

La construcción habitual de un evento, proviene de sectores que poco tienen que ver con el Arte, son sectores que se presuponen en cercanía y concordancia con una idea de modelo de negocio que primero se acerca a buscar la forma de incentivar empleados que deben vivir en un entorno de mucha competitividad y que termina orientándose hacia la presentación de productos y la consecución de objetivos marcados por una estrategia de ventas que busca el roce para lograr trasladar un concepto de Imagen Corporativa concreta. 

La primera pregunta que suelen hacerle a un organizador de eventos es ¿Puedes conseguirme algo verdaderamente innovador? responder a esa pregunta implica decir un si, a medias, para de forma sutil y muy diplomáticamente, vender las mismas manifestaciones una y otra vez, usando el carácter de competitividad máxima que se tiene con la competencia, como un arma arrojadiza, lanzada, sin que pueda apreciarse la jugada, a quien debe tomar una decisión de compra o, puedes emitir en voz alta y clara, un no hay nada más innovador que el mensaje y el contenido que tú quieras transmitir. De nada te vale tomar los artistas más caros, con el vestuario más vistoso y evitar al mimo, porque odias su trabajo desde que eras muy pequeñ@ porque lo único que lograrás es comprar una pequeña o gran colección de baratijas y bisutería barata de la que no obtendrás más que la presencia y nunca la esencia. Si quieres innovar, la innovación la debes aportar tú.

Durante años, viví la contratación de experiencias artísticas, solo en función, de un mensaje que pretende calar en el inconsciente del público asistente y durante los mismos años, pude comprobar como se dejaba de lado, el verdadero valor de utilidad del mismo Arte que les beneficiaba, sin que pudieran argumentarse de forma contundente la razón última de ese beneficio, sin embargo, la necesidad de fidelización se ha agudizado en función de las circunstancias que vivimos y por fidelización ¿Quien mejor fidelizado que un fan?

Las disciplinas artísticas, se pliegan ante un buen mensaje y un perfecto contenido que avale el mensaje. Construirse y deconstruirse, es la tarea habitual que acometen todas y cada una de las Artes para obtener el honor de subir a escena. Y aunque nos gustaría, no pasan de ser las mismas Artes de las que se disfrutó en la Grecia clásica, así que no está en ellas la innovación. Cambias elementos, objetos, formas y estilos pero todo acaba y empieza en el mismo espacio creativo del que se valieron nuestros ancestros para traer hacia nuestra época piezas de valor incalculable que son como las huellas que trasladan la infinita información necesaria para sustentar nuestro modelo de vida actual.

Innovadoras no son las disciplinas, las disciplinas, son las que son y cuando te sorprenden, lo hacen solo porque van atadas, sin consideración alguna a un mensaje con raíces profundas de grandes contenidos con los que podemos identificarnos y que utilizan el lenguaje adecuado para calar hondo dialogando con la audiencia. 

El Arte y la belleza que traslada, el infinito potencial de sorpresa, la dureza de sus herramientas y la utilidad de conocimientos adquiridos en siglos y siglos de experiencias de éxitos y fracasos que dibujan sus estrategias, son la pieza que convenientemente atada y encuadrada, permiten el diseño de una estructura y la acomodación de los infinitos ismos, técnicas, estilos y secretos a los cuatro pilares fundamentales en que se dividen en disciplinas artísticas y aunque el artista que veas en escena imagine copiar las formulas de un Ñaque o un Bululú, un bailarín de música clásica o un estruendoso baile contemporáneo fusionado con exóticos ritmos caribeños, innova porque es el mensaje y el contenido los que buscan  una reacción en ti, más allá, de que te tragues solo la pieza, como un bello elemento decorativo entre tus complementos.

Siempre es el mensaje y los contenidos que se mueven lentamente por los huecos de los modelos de negocio que, quieren buscar una relación más interactiva y vinculante con sus grupos de interés, los que marcan de forma indeleble la palabra innovación en un evento de Branding e Innovador es el objetivo principal que mueve a ese proyecto empresarial hacia esa construcción. 

Parece un cuento elaborado por una mente excesivamente creativa pero ¿No logras ver la primera baldosa que inicia el camino a la relación que tiene Branding, con los eventos si los quieres estratégicos y no solo un regalo superfluo de empresa?

Yo prefiero un fan que millones de clientes "interesados" solo en lo que dura la oferta y que terminan solo "gorroneando" tus regalos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada