lunes, 11 de marzo de 2013

Imagen de Marca personal, pero ¿cómo? ¡Socorro!

Pensaste que era quien hacía la pregunta quien gritaba ¡Socorro!, te aseguro que bien podría ser el emisor pero también el receptor de la preguntita de marras. 

Es fácil responder a esta pregunta, si quien te la hace es un viejo actor, ohhh, mira, la Imagen de Marca, es, para Marca personal:

Un avatar o Marca, es similar a aquello que tú llamas personaje. Es un personaje que, partiendo de ti mism@ y en función de un tema concreto, improvisa, desarrolla opinión, formulaciones y aplicación, mientras va dotando a todos los contenidos que divulga de una personalidad capaz de relacionarse y compartir experiencias, a vista del gran público.

¡Ahh, vaya, es muy fácil! 

Para un actor, es muy fácil entender esto, luego es más complicado que aprenda el uso y mecanismos de los soportes técnicos, no en vano, su soporte habitual es su propio ser y cuerpo y siempre su relación es de piel a piel,  pero, yo siempre digo, si yo, estoy, después de visualizar el mismo tutorial, mil veces seguidas y tener que esperar por Robertus el primo de Erasmus para entender algo, está claro, que aquí, puede estar todo el mundo, si quiere.

Todo actor o actriz, conoce que un personaje es una síntesis poética que traslada un contenido concreto que ha de ponerse a interaccionar con otras síntesis para desarrollar unas líneas concretas que dibujan una estructura dramática particular, llena de contenidos que trasladan un mensaje, en función de un objetivo general que comparte con el autor y todo el equipo de trabajo. 

Sabe que la construcción partirá de su propia cosecha, ósea de si mism@ y que en función del encuadre anterior, improvisará desarrollando una opinión que trasladará con formulaciones concretas, mientra va dotando de veracidad y coherencia todos los contenidos de lo que llama "partitura de acciones" (Una partitura de acciones se compone de texto, tono, gesto, movimiento, direccionalidad ...) una vez, puesta en pie, generará una nueva estructura que podrá relacionarse, con otros personajes, con el equipo de trabajo y con el público y transformará cuatro contenidos y un mensaje, en toda una experiencia para compartir, de la que espera que provoque feedback constante, buscando llevar al éxito más rotundo el objetivo general que comparte con el autor y todo el equipo de trabajo.

Si, el emisor no fuera actor, el desarrollo de la explicación, parecería trasladar un esfuerzo más farragoso que el detectado por nuestro amig@ que ha podido gritar ¡Ah, vaya, es muy fácil!

Y si no eres actor, puede que te valga aquello de una marca, es una proyección que comienza con un objetivo concreto, como por ejemplo, tu excelencia a la hora de trabajar sobre un tema específico y que, poco a poco, puede ir enriqueciéndose de tu experiencia en otros temas y que, lentamente, irá llenándose de una personalidad propia que podrás poner a establecer relaciones de utilidad con las que colaborarás compartiendo experiencias y que te permitirán cumplir el objetivo concreto que inició tu andadura.

Solo que a vista de público. Te digo, estarás siempre, encima de un escenario con todo lo que ello supone, en costes de miedo escénico, de bloqueos sistemáticos ante la creatividad que generará el desarrollo de tu función y constantemente, enjuiciado en tu interior, mientras fuera obtienes devolución positiva ¡Genial! o devolución negativa: 

¡El horror! devolución negativa, dirás si no eres actor y si lo eres dirás "estupendo" ósea que podré ir perfilando el personaje hasta hacerlo perfecto" asumiendo que "perfecto", puede ser tan eterno como un cuento que se prolonga durante tres años o tres milenios en redes. 

¡Socorro! ¿Y porqué, socorro si ya en la vida, vives eternamente construyéndote y deconstruyéndote para obtener una versión mejorada de ti mism@ y de tus habilidades? 

Vale, dirás ¿Y el público? ¿Y eso de estar siempre frente a un público? y yo responderé ¿Que más da cuando el público más terrorífico es aquel que tienes interno, juez de todos los jueces y sin embargo, el que está fuera agradecerá primero y luego se sentará contigo a superponer sus creaciones permitiendo que, tú puedas responder? Porque, te digo, el público, en sala o en redes, siempre, siempre esperará tu respuesta, no se parece, en nada, a tu público interno que, si le dejas, terminará castigándote a quedarte en la más tenebrosa esquina, esa donde aparece cartel de: "No vales nada!. 

Y al final, es solo una cuestión de acentos y de correr un signo de interrogación "Imagen de marcas, pero ¿Cómo? ¡Socorro!" en boca de un emisor de preguntas o un "Imagen de marcas, pero ¿como, ¡Socorro!?" si responde el interlocutor.

¿Ves? ¡Y yo con estos pelos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada