lunes, 22 de abril de 2013

Branding y RSC, porque ya no se creen a la Imagen Corporativa

De sorpresa en sorpresa y tiro porque me toca, diría quien entiende el movimiento como un fundamento de simple juego pero ¿si lo ves como un juego porque personalizas ante los cambios de estrategia que implementan los implicados en cada tirada?

Branding es el Arte que se empeña en transformar una Imagen Corporativa que busca el enriquecimiento propio defendiendo, protegiendo y comercializando un Valor Funcional empeñado en ser necesario, cueste lo que cueste. 

Entro a redes para contar que no es que no tengas dinero para invertir en eventos, es que en realidad los has estado usando como un soporte publicitario que intenta levanta una "Cuarta Pared" allí donde el diálogo, a pesar de miles de esfuerzos, es permanente y que si vieras la utilidad que podrías darle, verías que es mucho más rentable que cualquier campaña en cualquier medio publicitario habitual, usando las herramientas artísticas no como piezas decorativas, sino como recursos objetivables claramente direccionados. 


Reputación
=
Valor Funcional + Valor Emocional + Valor de Responsabilidad Social Corporativa

Quien se encarga de esto se llama Branding

No es una moda pasajera, es una reclamación de los mercados internacionales. No llegamos a entenderlo del todo y quizá podría ser un reto que entre todos llegáramos a descifrar la fórmula. Podría, si, podría, pienso mientras me remango para acometer la tarea pero ¿Estarás dispuesto a asumir tú, que me está pidiendo el esfuerzo, lo de que profundizar implica en movimientos de cambio y que, además, terminará significando en contenidos? 

La respuesta inicial es un no rotundo y sin embargo, se inicia la acción porque la realidad es que, es más que cierto, que los mercados nacionales e internacionales lo reclaman sin cesar y no pararán hasta conseguirlo. La sospecha crece a velocidad vertiginosa cuando transitas calles alejadas de las cúpulas directivas y es allí donde me nace a mi la rapidez y es alejada de allí desde donde estas cúpulas entienden que quizá puedan aún convencer a los "gurús" o mentes altamente o "peligrosamente" que de forma influyente vaticinan, nutriéndose del ruido que hace el movimiento en espacios que ellos nunca transitan.

Parecer pareciera, cuando se vive de forma parcelada que lo que sumas en Valor Emocional, no entroncará nunca con el Valor de Responsabilidad Social Corporativa. Incluso puedes percibir que la consideración de Valor Funcional, tiene una construcción distinta a la que pueden superponerse estos dos valores "extraños" y mientras, parcelas e intentas seguir parcelando se acumulan errores garrafales que tienen a todas las cúpulas Corporativas, desesperadas, atacadas y al borde mismo de un ataquerrr de nervios porque, sin querer, o queriendo, los mercados sigue reclamando aquello que aún no entiendes como núcleo de todo un cambio, puede que más importante que el que trajo la Era Industrial y allí te vemos aún, buscando el enriquecimiento propio defendiendo, protegiendo y comercializando un Valor Funcional que está empeñado en ser necesario, cueste lo que cueste. 

Lo que suceder, sucede, sin embargo, tiene un carácter muy distinto y mientras te empeñas en controlar defendiendo, atacando e intentando neutralizar opiniones influyentes que solo leen a las masas anónimas que mueven los engranajes de los mercados, las estructuras, ahora más eficaces que tú, se esfuerzan imparables en seguir reclamando una Reputación que sea igual a Valor Funcional + Valor Emocional + Valor de Responsabilidad Social Corporativa, y dicen:

O atas un Valor Funcional a la intención de beneficiar a todos los grupos interesados, recompones la estructura para lograr trasladar belleza por medio de todo lo que toque a tus grupos interesados que levantará Valor Emocional y, lo atas bien atado a una intencionalidad clara de buscar el enriquecimiento de todos o no obtendrás Reputación y terminarás fuera de los mercados por no poder cubrir la demanda.

A vista de pájaro, parece que se está hablando de "ideologías o cuentos varios" a ras del suelo, Branding y la tan traída y llevada RSC no son más que necesidades a ser cubiertas y ¡¡ay, ay, ay!! cuando empieces a prestar atención al Valor Emocional, ese que te pierdes por no entenderlo siquiera, aunque mal, como simple recurso corporativo de caridades con el que intentas implementar tu promesa de obligado cumplimiento.

Y es que, ya no te creen, de verdad que no y en breve, encima, dejarás el dejar de cumplir con objetivos salvajes de producción o por gusto cambiado de dirección o porque nadie te compra porque no has dado la vuelta a tu camino.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada