viernes, 12 de abril de 2013

¿Que le vende Arte a Branding? Hablando, no solo de creatividad

Desde luego que Branding se relame de gusto ante la personalidad creativa pero, no deja de ser una cualidad o condición más que, le encantaría potenciar entre sus embajadores de Marcas. Que no te engañen las apariencias y no dejes que la "aparente" locura creativa sea causa de tus desvelos, en realidad, lo que yo veo de Valor Real para uso efectivo de Branding es que el Arte se construye y se crea sobre procesos de aprendizaje, de entrenamiento, de montajes, de puestas y de relación con el público. Ahí me quedo pero te pregunto ¿No son sobre estas mismas condiciones donde busca trabajar Branding?

En ese núcleo donde parece que personalidad iconoclasta levanta el ¡Horror! y los objetivos no casan, te cuento que, creatividad es solo un proceso del que se nutre el Arte y no una cualidad inherente que identifica la tarea de un artista. Ser creativo es un proceso que puede aprenderse y a estas alturas, te cuento que, no he conocido aún, ni un solo ser humano, me arriesgo más y digo, ningún ser vivo que no sea potencialmente creativo por capaz de asociar informaciones, incluso contradictorias para dar con soluciones más efectivas, movido por la necesidad de urgencia para alcanzar su objetivo.

Si le preguntas a un director, coreógrafo u organizador de escenas te dirá que, la personalidad estridente, la que vuelca el máximo de inconoclástia, para nosotros "estrellona", realmente, no es el perfil con el que gusta trabajar, realmente la vanidad, la soberbia y la arrogancia, no son más que enfermedades que dificultarán la realización de toda la pieza que ha de ser ejecutada contextualizada en trabajo duro de equipo o no obtendrás el éxito. Así que a esas personalidades tan "brillantes"  la tomas por obligación o no la tomas, directamente. 

Paralelismos circunstanciales

Branding, se enfrenta a las devoluciones negativas que la Imagen Corporativa nunca ha podido superar más que en entornos de división y con respuestas contundentes que alejan a sus grupos interesados, justo en el momento dramático donde los individuos se han acumulado información y experiencia de tal envergadura que, ante la más mínima emisión de un sonoro "Es el procedimiento de empresa" la respuesta, ya no es, un me callo y asumo, si no que tiende a la huida, difunde, comparte, reflexiona en alto y logra organizarse de forma paralela, dejando absolutamente claro que es precisamente en la fidelización y en la confianza donde ha fracasado estrepitosamente el modelo de negocio que llega de la Era Industrial.

La Imagen Corporativa, sin haberlo buscado, ahora vive en medio del escenario, totalmente iluminado por un foco cañón y con una cantidad de público observando desde la platea que, ya le gustaría a cualquier actor, haber, siquiera soñado. A cualquier movimiento en falso, la avalancha de tomates es tal que, puede incluso que haya que suspender la función.

¿Pero cuantas funciones fueron suspendidas en las Artes Escénicas por lluvias de tomates y ruido en la platea, antes de levantarse con pleno éxito?

De los paralelismos y la validez de las aportaciones del Arte a Branding


  • La formación de un trabajador de las Artes Escénicas potencia recursos, habilidades y capacidades donde se potencia talento, creatividad y trabajo tan duro, como duro es el diamante, en un contexto de encuadres que logran levantar Valor Funcional a niveles de máxima profesionalidad.
  • Los procesos de selección y trabajo sobre piezas, manifiesta ya la cualidad de trabajo sistemático, de alto valor técnico en detección y construcción de coherencia en contenidos y logra dibujar un encuadre claramente marcado por objetivos que, implicarán, si o si, a todo su equipo.
  • Los procesos de selección o audiciones, logran realizarse sobre el máximo de exigencias necesarias para la construcción de la pieza o Valor Funcional detectando el perfil correcto en individuos con una alta especialización para el desarrollo de la tarea, aglutinando especialización con talento y encontrando la personalidad creativa que, alejada de la iconoclastia, puede, quiere y sabe trabajar en equipos de altísimo rendimiento.
  • Compone el trabajo más rutinario, mecánico, automático y artesano de la técnica en sincronización perfecta con la cualidad de coherencia en la partitura de acciones, en función de conseguir un objetivo, más encuadrado y rígido que cualquiera de los objetivos que pudiera imaginar un departamento comercial.
  • Levanta el Valor Funcional o pieza, totalmente encajado en un Valor Emocional y se muestra como compromiso el objetivo y el valor único de cada "empleado" en una amalgama de Valor de Responsabilidad Social Corporativo que se expande a todo el tiempo, donde la pieza sigue paseando las escenas.
  • Dialoga, revisa, reformula y aporta nuevas soluciones a lo que no fue entendido, no se explicó correctamente, no fue percibido y siempre, se muestra dispuesto a la vuelta al trabajo duro de construcción, incluso, después de haber terminado el tiempo de muestras.

El caso es que, o asumes que el Arte no se trabaja por ese momento en el que se toman las flores y se reciben aplausos, o no podrá beneficiarse tu deseo de todos sus secretos.

Creativos se llaman a si mismo los publicistas y no resulta extraño que, nunca, hayan usado la palabra Arte o artista para definir su tarea bien porque el Arte siempre ha asustado al común de los mortales, bien porque, aunque puedas detectar construcciones artísticas en algunas de sus piezas, no podría ser comparado, en los procesos de realización, con el Arte. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada