miércoles, 5 de junio de 2013

Sin un profundo flex, no das un gran salto

Sorprende ¿eh? y más cuando estás acostumbrado al refrán "Para atrás, ni para coger impulso" pues, te digo, que si estimas dar un salto, sin pensar en una profunda, muy profunda flexión, no lograrás levantar más de dos palmos del suelo. Juega, juega, inténtalo, inténtalo y mide el impulso cuando va en solo una dirección, arriba, arriba, arriba, solo lograrás hacerlo, si primero piensas, en abajo, abajo, abajo y lanzar impulso para tocar las nubes que adornan los cielo.

Pasear quieres y pasear quiero, saltar ventas y correr aventuras invita a pensar que vives cuando quieto, sientes, que de poco vale quedarse quieto, si lo que quieres es ver, después de caminar miles de leguas, lucir la luna encima del paisaje que sueñas visitar. 

Para atrás te digo, pero fíjate en la trampa que te hacer creer que estás invitando al hábito viejo, para atrás, bordeando quejas y miedos, porque solo estimo la profunda caída en relación constante con las líneas físicas que crear los movimientos, y avisar, te aviso que la queja y los miedo, no son caminos que buscan profundidad que quiere lanzarse en dirección constante porque llenas el cuerpo de pesos, con los que no lograrás ni tirar hacia arriba, ni siquiera a dos palmos del suelo.

Te hablo de ir atrás a retomar las líneas no seguidas que abren caminos de posibilidades no elegidas porque curioseabas otros paisajes. No temas, porque no hay línea que te haga perder la dirección buscada y aún tomando atajos y dando mil vueltas, te digo, que te digo, la única pérdida que pudieras sentir como real, sería la del tiempo, porque seamos serios, siempre tienes la opción de dar la vuelta.

Mira, un salto. Toma la mochila y mientras, yo llamo para tomar billete y despacio, despacio, despacio darnos un salto hasta la casa de nuestro viejo amigo Juanito el de los Rododendros. 

¿Cuanto de vieja es la estrella? Compararla con lo viejo de escritor que muestra tu perilla, no tiene precio.

¿Tenían algo que ver las Lindas Ratonas con aquel paisaje? ¿En que punto se enlazan rosas con caras femeninas de una especie difícil de encontrar y difícil de ver con las mesas llenas de café y tostadas? ¿Eh? ¿Eh? ¿Eh?

Tendrías aventura habiéndote embarcado en buscar a Holmes donde su amigo desespera después de perderle la pista entrando por Linkedin al cruzar por la izquierda. 

Encuentro de cara con Pepe microorganismo que venía bordeando gota de lluvia que cayó de golpe en mis pestañas. ¿Que tal Pepe?



Vamos, que no vamos .. No te me quedes ties@, toma manta porque de un salto nos encontramos en la carretera.

¡Y yo, con estos pelos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada